15 de diciembre de 2019
  • Sábado, 14 de Diciembre
  • Viernes, 13 de Diciembre
  • 30 de octubre de 2014

    Botella remarca que mantiene gasto social y Lissavetzky le acusa de detraer esas partidas para el Fondo de Contingencia

    MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

    La alcaldesa de Madrid ha asegurado que el Ayuntamiento no ha detraído la dotación de partidas sociales como la de ayuda a domicilio para aumentar el Fondo de Contingencia y ha remarcado que ese aumento de este concepto a lo inicialmente presupuestado ha sido posible por una gestión presupuestaria "racional y eficaz"

    Frente a ello, el portavoz municipal del PSOE, Jaime Lissavetzky, ha acusado a la alcaldesa de aumentar esa partida dedicada a gastos imprevistos de asignaciones presupuestarias dedicadas a fines sociales, estimadas en 26 millones de euros. Por ello, le ha reclamado que se "olvide de lo contingente y se acuerde de la gente".

    Durante su intervención en el Pleno municipal, Botella ha remarcado que no es exactamente el Fondo de Contingencia lo que ha aumentado sino el concepto de créditos globales y que no se ha detraído de las partidas de ayuda a domicilio.

    Concretamente, el aumento ha venido de otras partidas procedente a gasto de personal de puestos no cubiertos, de bajas en contratación o del ahorro de pago de intereses de deuda como consecuencia de la gestión municipal. Por ello, ha aseverado que el Ayuntamiento ha mantenido el gasto social en momentos de "mayores dificultades económicas".

    Mientras, Lissavetzky ha remarcado que en los dos últimos ejercicios presupuestario se ha incrementado de forma considerable el Fondo de Contingencia, dado que en 2013 pasó de 28,8 millones de euros iniciales a 214,4 millones a finales de ejercicio y que este año va de 60 millones iniciales a 153 millones con las transferencias efectuadas orientadas sobre todo para abonar expropiaciones.

    En este sentido, sostiene que se ha cuatriplicado esa partida por la "pésima gestión" de la alcaldesa que, en su opinión, detrae dinero de partidas sociales para pagar otros conceptos como "facturas en los cajones".

    Lissavetzky ha cuantificado la detracción de partidas sociales en 26 millones de euros, de los cuales 16,6 millones son de ayuda a domicilio o 2 millones en lo relativo a la Agencia para el Empleo. "Eso es bajar la calidad de las políticas sociales", ha recalcado Lissavetzky para apuntar que en el periodo de 2008 a 2013 se han prestado un millón de horas menos de ayuda a domicilio.

    En este punto y de forma irónica, ha instado a la alcaldesa a que se sume a la "liga de los no alcaldables" y atienda al criterio que le ha expuesto la oposición.

    Para leer más