22 de octubre de 2020
18 de diciembre de 2009

CC.OO y UGT denuncian el "rodillo" del Gobierno popular, que sólo atiende a políticas propias

Consideran una "muy mala noticia" que prácticamente no se hayan modificado los presupuestos vía enmiendas

MADRID, 18 Dic. ( EUROPA PRESS) -

Los representantes de los sindicatos de CC.OO.. y UGT en el Consejo Económico y Social (CES) en la Comunidad de Madrid criticaron hoy el "rodillo" con el que Gobierna el Ejecutivo autonómico, que sólo atiende a "Políticas propias".

En rueda de prensa en la Asamblea de Madrid, el representante de UGT en el CES, Juan Luis Martín Sierra, afirmó que la política de la Comunidad "es de rodillo" y que el Ejecutivo no estima la opinión de organizaciones sociales, políticas y sindicales que tiene algo que decir a su gestión. Asimismo, consideró que los presupuestos de la Comunidad están basados en su "programa político propio" y que cada vez hay más colectivos que consideran que la Comunidad "no está gobernando para ellos".

Por su parte, desde CC.OO., Jaime Cedrún se centró en las cuentas públicas de la Comunidad de Madrid para el año que viene, y consideró una "muy mala noticia" que prácticamente no se hayan modificado los presupuestos vía enmiendas, más aún cuando los presupuestos siguen los "mismos principios" que han llevado a la situación de crisis económica.

La portavoz socialista en la Cámara, Maru Menéndez, criticó que no les han aceptado ninguna de las 1.175 enmiendas que han presentando a las cuentas públicas, y denunció los recortes en materia sanitaria, tanto en Primaria como Especializada, así, como la bajada de las partidas dedicadas a la educación pública y especialmente a la universitaria.

Asimismo, desde el PSOE el portavoz en materia presupuestaria, Adolfo Piñedo, se refirió al capítulo de ingresos, e insistió en que el lunes los populares votarán a favor del nuevo sistema de financiación autonómica ya que ya lo tienen presupuestado.

El parlamentario indicó que el nuevo sistema del presidente José Luis Rodríguez Zapatero incluye 1.500 millones en las cuentas públicas madrileñas, y consideró "ridículo" que los populares critiquen el sistema cuando ya tienen cuantías que se desprenden de él presupuestadas.

PRESUPUESTOS A LA BAJA

El responsable de política institucional de CC.OO. de Madrid, que dijo que la manifestación del pasado día 12 fue "masiva", vio una "muy mala noticia" en que no se hayan aceptado enmiendas de la oposición durante el trámite parlamentario en comisión, dijo que los presupuestos "no intervienen en la crisis" y criticó las partidas de vivienda, I+D+i, universidades o empleo.

Tras destacar que "no se han agotado las posibilidades de endeudamiento", ya que la Comunidad se ha quedado en un 0,75 por ciento del PIB y no ha alcanzado el 2,5 por ciento que ha permitido el ejecutivo central este año, Cedrún consideró que la Comunidad de Madrid tiene que entrar en el pacto educativo que se está planteando a nivel estatal y criticó las "desigualdades" que hay en la Comunidad de Madrid en Madrid educativa.

El sindicalista se refirió a la sanidad y a la ley de libre elección de Médico, que introduce el área única de salud, y señaló que con el Presupuesto presentado "se explica" el área única.

Asimismo, dijo que en esta materia para 2010 se dibuja un "escenario peor" que el de 2009 y apostó por unas cuentas públicas que busquen generar empleo, respetar los derechos fundamentales y activar la actividad económica.

Por su parte, desde UGT Juan Luis Martín Sierra consideró que en esta situación de crisis se precisan unos presupuestos que "pongan a persona en el centro" y que se lleven a cabo mecanismos que ayuden a los 480.000 parados que hay en la región.

Martín Sierra defendió que en las cuentas públicas, los ingresos "caen un 3.8 por ciento" y los gastos bajan un 2.3 por ciento. Asimismo, citó recortes de Un 16 por ciento en la inversión pública productiva, de un 3.3 por ciento en políticas de empleo, de un 1.5 en Sanidad y de un uno en educación.

En cuanto a la política fiscal, señaló que la bonificación en el tramo autonómico del IRPF supone una bonificación de 45 céntimos al día para las familias con dos o más hijos y de once euros al día para los inversores.

Tras criticar la "actitud infantil" de la Comunidad de Madrid cuando rechaza cuestiones planteadas por el Ejecutivo central, Martín Sierra dijo que la bajada en el presupuesto sanitario supone que se perderán 1.200 profesionales.

Por último, ambos representantes sindicales criticaron la falta de ejecución del servicio regional de empelo, que ha dejado de gestionar 400 millones de euros.