25 de junio de 2019
13 de junio de 2019

La cocaína requisada en falsas piedras daría para 9,5 millones de dosis, con valor de cientos de millones de €

11 personas detenidas al intentar introducir la droga en España utilizando un cargamento de 188.000 kilos de falsas piedras

La cocaína requisada en falsas piedras daría para 9,5 millones de dosis, con valor de cientos de millones de €
EUROPA PRESS

MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

La droga incautada en falsas piedras por la Policía Nacional hace dos semanas en una nave industrial de Humanes de Madrid suma casi una tonelada de cocaína, lo supondría en el mercado 9,5 millones de dosis de cocaína, ha informado este jueves el inspector jefe de la Sección de Estupecientes de la Policía de Madrid.

Teniendo en cuenta de que la cocaína incautada es una pureza "altísima", según los narcotest realizados por los agentes, y de que una vez cortada con otras sustancias de cada kilo de droga pura pueden salir cien, la Policía calcula que el montante en el mercado negro de este cargamento podría alcanzar varios cientos de millones de euros.

Los investigadores tuvieron conocimiento en noviembre de 2017 de la presencia en Madrid de un matrimonio de origen sudamericano que lideraba una organización dedicada a la introducción de importantes cantidades de cocaína en nuestro país, para su posterior distribución por el resto de Europa.

Tras varias gestiones los agentes pudieron constatar que los investigados, a pesar de no tener un empleo conocido ni actividad empresarial, hacían muchos viajes al continente americano y llevaban un alto nivel de vida y que, además, mantenían constantes reuniones con diversas personas de nacionalidad mexicana y albaneses que poseían antecedentes por tráfico de drogas.

Los agentes detectaron que otro de los vigilados mantenía una relación con una empresa dedicada al comercio de piedra de cobre, actividad que utilizaban para ser un enlace europeo de un cartel de la droga, y que viajó hasta México para ultimar los detalles de un transporte de droga.

COCAÍNA OCULTA EN PIEDRAS

Las pesquisas llevaron a los investigadores a tener conocimiento de que se preparaba una importación desde Guayaquil (Ecuador) de doce contenedores de piedras con un peso bruto aproximado de 188.000 kilos, declarando en su interior mineral de cobre. Tras su paso por Cartagena de Indias (Colombia), llegaron al puerto de Barcelona para ser trasladados hasta Zaragoza y, finalmente, hasta una nave industrial de Humanes.

A finales de mayo, los policías detectaron que el grupo criminal comenzaba las labores de extracción de la cocaína de las piedras de mineral de cobre que había utilizado como medio de ocultación. Por ello, llevaron a cabo el correspondiente dispositivo y procedieron al arresto de 11 personas así como al registro de siete inmuebles, entre ellos la nave industrial de Humanes.

"Cuando entramos vimos que ellos ya habían abierto varias piedras y viendo la graba y unos bloques extraídos nos dimos cuenta cuál era el método. Fue necesario picar una por una con mazas las piedras más voluminosas hasta dar con aquellas que camuflaban la cocaína, localizando 785 paquetes de más de un kilogramo en cada una de ellos", ha dicho el inspector jefe.

También ha señalado que es la primera vez que se ha utilizado este método de introducción de droga y han envidado información a todas las agencias policiales internacionales para que conozcan este nuevo método. La droga es indetectable en puerto para los perros policías pero gracias a la investigación anterior pudieron localizarla.

El sistema empleado por los narcotraficantes utilizar trozos de mineral de cobre, que usan como base, añaden la argamasa, meten el fajo de droga, lo recubren con argamasa y cuando solidifican queda como una roca nueva. Y para que parezca vieja la ensucian con el propio polvo de piedra de cobre.

La banda estaba perfectamente establecida y jerarquizada. Había un organizador, un coordinador, un encargado de recepcionar la droga y los que rompían las piedras. El matrimonio venezolano, origen de la investigación, era el encargado de la organización. Vivían en la zona de Arroyomolinos.

Los detenidos son de nacionalidades venezonalos, mexicanos, albaneses, estadounidenses, griegos y un español. Solo tres tenían antecedentes, algo que no ha sorprendido a la Policía. "En el mundo de la droga cuantos menos antecedentes tienes, mejor. Los traficantes no suelen mezclarse con delincuencia común y procuran abstenerse de contar con gente con antecedentes", ha dicho el inspector jefe.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Madrid