3 de agosto de 2020
5 de marzo de 2014

La Comunidad inspeccionará 70.000 vehículos de transporte y velará para que se cumpla la tarifa fija de taxi a Barajas

La Comunidad inspeccionará 70.000 vehículos de transporte y velará para que se cumpla la tarifa fija de taxi a Barajas
EUROPA PRESS

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Plan de Inspección de Transporte para este año prevé revisar más de 70.000 vehículos este año de cara a potenciar la seguridad tanto en el propio sector como en los usuarios y evitar la competencia desleal entre empresas.

Además, este año se incidirá también en las actuaciones que se desarrollarán en el aeropuerto de Barajas para combatir la actividad de los denominados 'taxis pirata' y, como novedad, se controlará la correcta aplicación de la tarifa fija.

Asimismo, se incluirá una colaboración con el Ministerio de Empleo y Seguridad Social dirigida a controlar las condiciones laborales de los profesionales del transporte, para lo que ambos organismos trabajarán conjuntamente en dos campañas.

Así lo explicó este miércoles el consejero de Transportes, Infraestructuras y Vivienda, Pablo Cavero, quien asistió a un pesaje de camiones en una de las básculas fijas de las que dispone la Comunidad de Madrid en la región, en Venturada.

Cavero ha indicado que esta iniciativa es "fundamental" para la región pues controla el pesaje de los vehículos para certificar que la carga no exceda de los límites establecidos, algo que es relevante para asegurar la vida útil de las carreteras regionales.

"Las carreteras de la Comunidad de Madrid nos cuestan a los madrileños todos los años de 80 millones de euros. Por tanto, si hay infracciones en el pesaje y llevan sobrecarga revientan las carreteras y lo que hay que hacer es que con los impuestos de los madrileños la vida útil de las carreteras sea mayor". ha apuntado el consejero a los medios de comunicación.

También ha asegurado que otros los aspectos más importantes es que se controlen los tiempos de conducción en el sector para evitar el "instrusismo, la piratería y las malas prácticas, que cada vez son más marginales". Precisamente en uno de los vehículos inspeccionados durante la visita del consejero se ha comprobado que se excedían los tiempos de conducción.

Estos dispositivos de control, según ha apuntado el consejero, repercuten positivamente en la seguridad vial y contribuyen a la "buena tendencia" que registra la región en la caída de la siniestralidad en sus carreteras, con un descenso del 80 por ciento en las vías autonómicas.

Cavero ha destacado la colaboración que establecen para este plan la Comunidad con la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil o las Policías Locales, para garantizar la seguridad vial en las carreteras y vías urbanas de la región. Dentro de esta colaboración, la Comunidad de Madrid tiene cedidos al Sector Madrid de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil cuatro vehículos, acondicionados como oficinas móviles, para que puedan realizar inspecciones en ruta.

El Plan de Inspección del Transporte incide en el control de los excesos de carga y en la vigilancia de las horas de conducción y la minoración de los descansos. Una de las novedades de esta iniciativa es la intensificación de los controles de vehículos con origen y destino a Barajas y el control de la correcta aplicación de la tarifa fija de taxi, cifrada en 30 euros.

Cavero ha explicado que la tarifa fija se ha implantado "con éxito" y que durante este año la inspección va a estar "vigilante" para su correcta aplicación, a la vez que se controlará que vehículos sin licencia, denominados piratas, hagan competencia desleal a los casi 16.000 taxistas de la Comunidad que "trabajan día y noche" para dar un "excelente servicio" a los turistas y los madrileños.

Como viene siendo habitual, el Plan de Inspección incluye la realización tanto de controles ordinarios como de campañas extraordinarias. Dentro de las especiales, está prevista la realización de campañas de transporte de escolares, de trabajadores, de mercancías peligrosas, de mercancías perecederas y resto de alimentos y de viajeros en vehículos de menos de nueve plazas, en las que se controlarán 8.000 vehículos.

Respecto a los controles ordinarios, el objetivo es inspeccionar unos 36.000 vehículos. Asimismo, se realizarán controles coordinados con el Ministerio de Fomento y las Comunidades Autónomas limítrofes con el objetivo de controlar otros 1.000 vehículos.

HERRAMIENTAS PARA UN CONTROL MÁS EFICAZ

Por otra parte, el consejero de Transportes regional ha destacado también la inclusión de dispositivos lectores de matrículas en movimiento, que permite comprobar si un vehículo determinado dispone de la autorización necesaria para realizar esa actividad sin necesidad de detenerlo.

Además de las inspecciones en ruta, la Comunidad realiza controles a las empresas afectadas por la legislación de transporte. El objetivo es detectar posibles conductas anómalas (dirigidas, por ejemplo, a reducir costes de manera ilícita) y garantizar el cumplimiento de la normativa en vigor, influyendo en la competencia entre empresas y en la seguridad para todos los usuarios de estos servicios.

El objetivo es realizar en 2014 un total de 1.600 inspecciones a empresas. También se inspeccionarán los datos del tacógrafo relativos a 92.000 jornadas de conducción correspondientes a 3.700 conductores de 700 empresas.

A nivel general, el balance de inspección en 2013 se cerró con más de 1.200 controles de transporte profesional, en los que inspeccionaron más de 70.000 vehículos. El mayor incremento se produjo en los controles extraordinarios, en los que se triplicó la cifra prevista, con casi 900 controles realizados, según los datos de la Consejería.

CONTROLES TAMBIÉN EN EL TRANSPORTE DE TURISTAS

Por otra parte, ha explicado también que se inspecciona el transporte de turistas y como ejemplo se ha referido a la información publicada hoy por El Mundo para detallar que se ha sancionado a una empresa que despliega autobuses para trasladar a visitantes desde Madrid a centros comerciales del área metropolitana de la región al realizar por realizar "una competencia desleal" a la sociedad que realiza trayectos turísticos en el casco histórico de Madrid y que "está legalmente habilitado para ello".