4 de junio de 2020
7 de abril de 2020

Investigan si una residencia de Mirasierra no dio mascarillas a internos en una desinfección militar

Investigan si una residencia de Mirasierra no dio mascarillas a internos en una desinfección militar
Entrada de la Residencia para Mayores Mirasierra - EDUARDO PARRA - EUROPA PRESS

MADRID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Políticas Sociales, Igualdad, Familias y Natalidad de la Comunidad de Madrid está investigando la situación que se encontró la Guardia Real cuando intervino en la residencia Domus Vi de Mirasierra y si proporcionaba mascarillas a residentes y equipos de protección a los trabajadores, ha indicado a Europa Press fuentes regionales.

Este domingo militares de la Guardia Real fueron a desinfectar este geriátrico, situado en el madrileño barrio de Mirasierra y que cuenta con 220 plazas. Según ha detallado la cadena Ser, un día antes informaron a la directora del centro que durante el traslado de los residentes a las zonas de espera todos debían llevar mascarillas, pero le respondió que no tenían mascarillas para los usuarios porque disponían de las justas para los trabajadores, "por lo que se decidió proteger a los residentes con síntomas vinculados al Covid-19 y obligar al resto a mantener una distancia de dos metros".

Así, según la comunicación de uno de los militares que participaron en la desinfección, cuando llegaron se encontraron con empleados sin mascarilla o con ellas sin colocar. Luego, en un almacén encontraron sin desembalar unas 7.000 mascarillas (quirúrgicas y FFP2), guantes, hidrogel, buzos de protección y calzas.

EL CENTRO DEFIENDE SU ACTUACIÓN

Sin embargo, la residencia asegura que los hechos no se descencadenaron así. Fuentes del Domus Vi han explicado a Europa Press que la Comunidad de Madrid les avisó el viernes por la tarde para que fueran a buscar urgentemente a la Dirección General del Mayor mascarillas que tenían para todos los centros y para el SAD de Madrid.

Entonces, fueron a por el material y lo almacenaron en Mirasierra "para poder hacer el reparto el lunes entre las residencias de la compañía y el SAD", pues "no disponían de medios para contabilizar las mascarillas en fin de semana y hacer el reparto antes". El lunes por la mañana realizaron el reparto.

Cuando los militares estuvieron el domingo en Mirasierra haciendo la desinfección y vieron las cajas, la directora les explicó que eran para repartir entre todas las residencias de la empresa en Madrid y para el servicio de ayuda a domicilio.

"Llamaron a la directora el sábado por la tarde para explicar cómo iba a ser todo el proceso el domingo. Y ahí hablaron de la necesidad de las mascarillas o de respetar la distancia de los 2 metros. La UME quedó en que les llevarían mascarillas el domingo, pero finalmente no lo hicieron", aseguran desde Domus Vi.

A su llegada, los militares pidieron que todos los residentes se pusieran mascarillas. Entonces, la directora indicó que solo tenía mascarillas para los residentes aislados pero al señalar que se respetaría la distancia entre residentes de 2 metros al trasladarles a los comedores, la Guardia Real "quedó satisfecha".

Sí se colocaron mascarillas a los residentes aislados cuya sintomatología coincide con Covid-19 y los cuáles también estaban distanciados a 2 metros entre ellos, que también "dieron por válido", según la residencia.

Ante estas versiones contradictorias, la Consejería de Políticas Sociales ha abierto una investigación y procederá a imponer un expediente sancionador si determina que no se cumplió con lo estipulado en estos casos. Un total de 46 mayores han muerto en este geriátrico desde el inicio de la pandemia, según información aportada por familiares de residentes.

Para leer más