26 de febrero de 2021
6 de julio de 2014

La Comunidad cambia la alimentación en residencias por el verano

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La Comunidad de Madrid ha reestructurado los menús de alimentación en sus residencias y centros públicos de personas mayores y personas con discapacidad intelectual para combatir las altas temperaturas durante la campaña de verano, según ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

   La Consejería de Asuntos Sociales, a través del Servicio Regional de Bienestar Social (SRBS), órgano encargado de gestionar estos centros públicos en la región, ha incrementado las medidas de prevención de deshidratación en estos colectivos altamente vulnerables.

   Un total de 24 residencias, 17 centros de día para mayores, 32 centros de mayores activos y 13 centros para personas con discapacidad intelectual se beneficiarán de este programa integral de alimentación e hidratación.

   El consejero de Asuntos Sociales, Jesús Fermosel, ha presentado este domingo en la Residencia de Mayores Vallecas la campaña de Prevención de los Efectos de la Ola de Calor en estos centros públicos de la región. "En general todo el SRBS adapta la comida de invierno a verano, dependiendo del grado de temperatura", ha afirmado.

BENEFICIARIOS

   Asimismo, el jefe de cocina de la Residencia de Mayores de Vallecas, Carlos Bote, en declaraciones a Europa Press, ha afirmado que se pretende buscar en los menús de verano "el aporte de líquidos que los ancianos necesitan". Además, ha resaltado que "el control de los balances hídricos lo tienen presente durante todo el año pero especialmente en verano".

   Unos 6.000 mayores de las residencias y centros de día y más de 1.600 personas con discapacidad intelectual se beneficiarán de este protocolo de actuación contra la ola de calor. Los menús de las residencias y centros públicos de la región tendrán comidas más ligeras, ricas en frutas y vegetales, menos calóricas que en invierno y más fáciles de digerir.

   Este programa "también se hace en las residencias de personas con discapacidad que siguen la misma línea que las residencias de ancianos", ha afirmado Fermosel.

   El protocolo de verano recomienda incrementar el número de ingestas hasta cuatro o cinco veces al día, con comidas frecuentes y ligeras adaptadas a las condiciones meteorológicas, combinándolas con el consumo de al menos dos litros diarios de líquidos.

NIVELES DE ALERTA

   Para conocer los niveles de alerta será necesario comprobar las previsiones climatológicas que diariamente reciben de la Agencia Estatal de Meteorología para poder activar uno de los tres niveles de alerta recogidos en el programa preventivo.

   El objetivo es anticiparse a los problemas sanitarios, derivados de la elevación extrema de las temperaturas, que en personas mayores y, especialmente las que tienen una salud delicada, puede llegar a causarles graves consecuencias producidas por los llamados golpes de calor.

CONSEJOS

   Los profesionales de las residencias transmitirán periódicamente a los mayores una serie de consejos para que pongan en práctica durante todo el verano. Se les recomendará que no salgan a la calle en las horas más calurosas; se cubran la cabeza; se sitúen en las zonas refrigeradas o se duchen varias veces al día, entre otras medidas.

   Fermosel ha recordado que las personas mayores, junto con los niños y las personas que padecen algún tipo de problema respiratorio o cardiovascular, son los sectores de población más vulnerables a los efectos de calor.