15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 10 de abril de 2008

    La Comunidad regulará por primera vez las campañas institucionales para ajustarlas al principio de transparencia

    MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La Comunidad de Madrid regulará por primera vez las campañas de publicidad institucional para ajustarlas a los principios de transparencia, veracidad y accesibilidad de todos los ciudadanos gracias a la Ley Reguladora de la Comunicación y Publicidad institucionales que afectará tanto al Gobierno regional como a los ayuntamientos y entes públicos de su competencia.

    Así lo aseguró hoy en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno el vicepresidente primero y portavoz regional, Ignacio González, quien explicó que en el momento en el que la normativa entre en vigor quedarán prohibidos los mensajes discriminatorios y sexistas en las campañas publicitarias institucionales.

    Entre los requisitos fundamentales de las campañas que comprende el anteproyecto conocido hoy por el Ejecutivo regional destacan las exigencias derivadas de los principios de interés general, además de la lealtad institucional, veracidad, transparencia, eficacia, responsabilidad, eficiencia y accesibilidad de todos los ciudadanos, para que la información que contienen puedan recibirla personas con cualquier discapacidad.

    En su articulado, la normativa contempla una serie de limitaciones entre las que se encuentran contratar campañas institucionales de publicidad y de comunicación que*tengan por finalidad destacar logros de gestión o los objetivos alcanzados por la Administración de la Comunidad de Madrid, sus organismos autónomos y entidades de derecho público, así como las administraciones locales de su ámbito territorial, ni sus organismos, empresas y entidades públicas vinculadas o dependientes.

    SIN MENSAJES DISCRIMINATORIOS

    Las campañas no podrán incluir mensajes discriminatorios, sexistas o contrarios a los principios, valores y derechos constitucionales, que inciten a la violencia de forma directa o indirecta y comportamientos contrarios al ordenamiento jurídico.

    Tampoco podrán inducir a confusión con los símbolos, ideas, expresiones, diseños o imágenes empleadas por cualquier formación política u organización sindical, ni aportar contenidos que manifiestamente menos caben, obstaculicen o perturben las políticas públicas o cualquier actuación legítimamente realizada por otro poder público en el ejercicio de sus competencias.

    Según el texto, las campañas institucionales se desarrollarán exclusivamente cuando en sus objetivos concurran razones de interés público, y especialmente, para informar a los ciudadanos de los servicios públicos y de sus derechos y obligaciones.

    Asimismo, contiene una serie de garantías entre las que capacita a cualquier persona física o jurídica afectada en sus derechos o intereses legítimos solicitar ante la administración la cesación inmediata o la rectificación de las campañas que incurran en algunas de las prohibiciones contenidas en esta Ley.

    En todo caso, la contratación de la publicidad institucional se ajustará a los principios de publicidad, concurrencia y no-discriminación, de acuerdo con la Ley 30/2007, de 30 de octubre, de Contratos del Servicio Público.

    El vicepresidente primero destacó que esta Ley responde a un compromiso de la presidenta de la Comunidad Esperanza Aguirre, quien en el debate de investidura mostró su intención de "hacer un proyecto de ley de publicidad", acordado con el resto de los grupos parlamentarios de la Asamblea, "para distinguir claramente entre la información al ciudadano, la publicidad institucional y la propaganda o el autobombo".

    El anuncio del nacimiento de esta normativa se produce en un día en el que la Asamblea de Madrid debatirá dos Proposiciones de Ley a instancias de PSOE e IU en las que ambos grupos proponen regular las campañas de publicidad y comunicación institucional así como la creación de una comisión encargada de este tema.