29 de mayo de 2020
22 de septiembre de 2008

Condenado el Sermas a pagar 90.000 euros a una mujer por las secuelas de una operación de pies

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha condenado al Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) a indemnizar con 90.000 euros a una mujer por las secuelas que sufrió tras ser operada para corregir una desviación del dedo gordo del pie, informó hoy la Asociación del Defensor del Paciente.

La paciente D.D.P.P., de 55 años de edad, fue intervenida el 8 de junio de 2001 en el Hospital Clínico San Carlos debido a que presentaba un cuadro de 'hallux valgus', es decir, una desviación del dedo gordo hacia los demás dedos, a los que cruza por encima o por debajo. La dolencia, que estaba localizada en el pie derecho, obligaba a la mujer a usar muletas y a asistir a revisiones periódicas.

Meses después, en enero de 2002, la paciente fue intervenida de 'hallux valgus' en el pie izquierdo, bajo anestesia locoregional y profilaxis antibiótica. También se le prescribió tratamiento farmacológico y se le recomendó apoyo con talón, pierna en alto y hielo local, además de revisiones periódicas.

Según la asociación que dirige Carmen Flores, la evolución de dichas intervenciones, fundamentalmente en el pie izquierdo, "son un fracaso" debido a que la mujer experimenta continuos dolores, por lo que decide acudir nuevamente al médico.

Los facultativos del Servicio de Traumatología le explican en aquel momento que lo dolores que padece son normales. Sin embargo,con el transcurso del tiempo se agudiza el dolor, llegando a producir una gran deformidad en ambos pies, fundamentalmente en el izquierdo, que le impide el calzado y la deambulación, llegando a afectar a ambas rodillas.

Dado el gran dolor que sufría la mujer, ésta acude a casa de un familiar en zona costera con el fin de intentar beneficiarse de la arena caliente y los baños de mar, según explica la asociación. Pero la deformidad de sus pies era tal que sufre una caída, por lo que el 27 de febrero de 2003 acude al Servicio de Urgencias del Hospital Universitario Doce de Octubre, que le remite al Servicio de Traumatología donde comprueban la grosera intervención realizada en su pie izquierdo, incluyéndola en la lista de espera con fecha 3 de noviembre de 2003 para nueva intervención de 'Hallux Valgus'.

La situación impeditiva junto a los dolores sufridos han hecho que se produzca un empeoramiento de su estado depresivo por lo que es tratada en el Servicio de Psiquiatría. Por consiguiente, fue reintervenida para intentar paliar las secuelas que le han sido producidas no estando dada de alta en el momento actual.