20 de septiembre de 2019
3 de mayo de 2014

Consumo recibió 103 reclamaciones por alta fraudulenta en telefonía en el primer trimestre de 2014

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

   La Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid recibió un total de 103 reclamaciones por alta fraudulenta en el sector de la telefonía durante el primer trimestre de 2014, lo que supone un incremento del 41 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior.

   Según ha informado el Gobierno regional este sábado en un comunicado, a la telefonía le sigue el sector de la luz y el del gas, con 38 y 26 reclamaciones respectivamente.

   El sector de la telefonía fue también el que mayor número de quejas recibió por publicidad telefónica, con un total de 72. Las comunicaciones de publicidad mediante teléfono no pueden realizarse durante días festivos, fines de semana, antes de las 9 de la mañana ni después de las 9 de la noche, y tienen que informar al consumidor a que tiene derecho a oponerse a recibir tales ofertas.

   Además, el plazo para desistir de una compra o un contrato a distancia o fuera de establecimiento se ha ampliado de 7 a 14 días naturales, según se recoge en el Portal del Consumidor Consumadrid.

   Por otra parte, la Ley 3/2014 de 27 de marzo, que modifica la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, amplía la protección de los derechos de éstos. Así, establece que el plazo máximo de entrega de los bienes comprados es de 30 días naturales salvo en caso de acuerdo diferente entre empresario y consumidor, que tendrá derecho a anular el contrato y al reembolso de las cantidades abonadas lo antes posible en caso de incumplimiento. Si la devolución se retrasa de forma injustificada, el consumidor podrá exigir el doble de las cantidades abonadas.

   El empresario debe informar de forma clara al consumidor sobre cualquier suplemento o pago adicional vinculado al contrato, quien debe dar su consentimiento expreso para que se haga efectiva. De otra manera, el consumidor tiene derecho a la devolución del dinero. Los usuarios tienen derecho a recibir siempre su factura en papel o quedar informado si el empresario acuerda hacerlo en formato electrónico.

   Si se utilizan tarjetas de crédito o débito como medios de pago, el comerciante no podrá cobrar al usuario un cargo superior a lo que le cueste el uso de ese medio.

   Además, las compañías deben responder a las reclamaciones de los consumidores en el plazo de un mes. Éstos pueden acudir al sistema arbitral de consumo si no se ha resuelto en ese período en caso de que la compañía reclamada esté adherida al sistema.