22 de noviembre de 2019
5 de abril de 2019

Dejan diáfana la última planta del edificio de Vallecas para facilitar las labores de consolidación tras la explosión

Dejan diáfana la última planta del edificio de Vallecas para facilitar las labores de consolidación tras la explosión
EMERGENCIAS MADRID

MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

Bomberos del Ayuntamiento de Madrid han procedido a demoler la última planta del edificio de la Avenida Pablo Neruda afectado por una explosión para dejar la zona diáfana con el objetivo de que los técnicos de Control de Edificación consoliden la estructura del inmueble.

Según han indicado a Europa Press fuentes de Emergencias Madrid, estas labores se han realizado precisamente en el lugar donde tuvo lugar la deflagración (el piso 13) y son relevantes para ayudar a las tareas de consolidación, dado que el inmueble no presenta riesgo estructural pero hay pilares que han quedado dañados.

Por otro lado, el Samur Social ha comunicado a los vecinos que serán realojados en un alojamiento alternativo si así lo determinan oportuno. De momento, dos familias han optado por esta opción.

Esta tarde los residentes de las viviendas han podido acceder a sus casas para recoger enseres de primera necesidad, acompañados por bomberos del Ayuntamiento y Policía Municipal de Madrid para garantizar su seguridad.

Un total de 82 familias no podrán pernoctar este viernes en sus casas por los daños generados por la explosión. Son las 78 familias del bloque de viviendas donde ha tenido lugar la deflagración y otras cuatro de otros dos edificios no podrán pernoctar esta noche en sus hogares.

Por otro lado, el Samur-Protección Civil ha atendido a 17 personas con golpes y contusiones, alguna crisis de ansiedad y una persona con quemaduras, todos ellos de carácter leve.

El delegado de Salud, Emergencias y Seguridad, Javier Barbero, ha informado de que la explosión ha afectado a cinco edificios y que había pilares dañados, pero en principio el edificio no tenía riesgo de entrar en colapso.

A su vez, el jefe de bomberos del Consistorio, Rafael Ferrándiz, ha apuntado que hay vigas y estructura afectada por la deflagración y mucho escombro dentro del edificio (de 13 plantas con seis viviendas por cada una de ellas). Apuntaba que los residentes de este inmueble previsiblemente no podrían regresar ni hoy ni mañana a sus casas.