25 de enero de 2020
  • Viernes, 24 de Enero
  • 15 de octubre de 2019

    Denunciada una churrería de Usera por graves irregularidades al estar los productos sin refrigerar

    Denunciada una churrería de Usera por graves irregularidades al estar los productos sin refrigerar
    Imagen de la inspección realizada por la Policía Municipal de Madrid - POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID

    MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Agentes de la Policía Municipal de Madrid han denunciado a la Junta Municipal del distrito de Usera a una churrería por graves irregularidades después de que un menor sufriera un fuerte trastorno gastrointestinal tras la ingesta de este dulce, han informado fuentes policiales.

    Una vecina denunció el pasado domingo a agentes de la Oficina de Intervención Comunitaria del distrito de Usera, que su hijo se encontraba mal. La mujer comunicó sus sospechas de que el dolor intestinal había sido ocasionado por la conservación de los churros que había comprado en un quiosco instalado cerca de un parque infantil.

    Los policías realizaron una inspección en el 'Bar-Churrería' para comprobar el estado de conservación de los alimentos, observando que las vitrinas con churros rellenos de crema y chocolate se encontraban sin refrigerar y orientados de tal manera que les incidía el sol directamente.

    Carecía de agua caliente, realizando la masa de los churros con una serie de bidones de plástico de agua, de 25 litros de capacidad, que almacenaba en la parte trasera.

    La higiene personal y el lavado de utensilios los realizaba con dos cubos que también tenía en la parte trasera del remolque, reutilizándola continuamente.

    La instalación eléctrica que distribuía la corriente del remolque, se encontraba en el aire, sin tapa y con los cables pelados sin la protección y aislamiento adecuado.

    Se obtuvo la temperatura de las bandejas de churros rellenos de crema y de chocolate a través de un medidor de temperatura láser digital, verificando que se encontraban a una temperatura de 26ºC y 26,3ºC respectivamente.

    Las natas y cremas deberían de conservarse a una temperatura inferior a 5ºC, teniendo en cuenta que estos alimentos con temperaturas superiores se degradan rápidamente y con facilidad, pudiendo provocar trastornos gastrointestinales en los consumidores.

    Los responsables no presentaron las licencias y autorizaciones municipales para la instalación y el ejercicio de la actividad desarrollada. Tampoco tenían el seguro de responsabilidad civil, hojas de reclamaciones y el curso de capacitación para la manipulación de alimentos, careciendo también de una maquina para la expedición de facturas.

    Por ello, se levantó 'Acta de Inspección' en materia de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas e informe ampliatorio, denunciando a la Junta Municipal de distrito todos las irregularidades que se estaban produciendo.

    Para leer más