20 de noviembre de 2019
  • Martes, 19 de Noviembre
  • 7 de marzo de 2014

    20 detenidos y 60 coches robados recuperados a una trama internacional

    Los turismos sustraídos eran 'maquillados', cambiados las placas de matrícula y documentaciones y retroquelando los bastidores

    20 detenidos y 60 coches robados recuperados a una trama internacional
    EUROPA PRESS

       MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

       La Policía Nacional ha detenido en la denominada 'Operación Aquitania' a 20 personas y recuperado 60 coches de alta gama en una macrooperación contra el tráfico ilícito internacional de vehículos, una investigación que se ha desarrollado durante seis meses.

       Así lo han informado hoy en rueda de prensa el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díez; el jefe de la Brigada de la Policía Judicial de Madrid, José Luis Conde; y el jefe de la sección de crimen organizado.

       La operación se ha desarrollado en estrecha cooperación de las policías de Bélgica, Luxemburgo, Francia, Portugal, Rumanía y Alemania. Además, se han intervenido todos los útiles para la falsificación de los vehículos y sus correspondientes documentaciones. El montante del dinero obtenido por los ladrones asciende a unos 2,5 millones de euros.

       La investigación, que ha durado cinco meses, se inició en el mes de septiembre pasado, cuando los investigadores tuvieron conocimiento de que la organización, ahora desarticulada, podría estar robando un gran número de vehículos de alta gama.

       Para ello adquirían los turismos a través de empresas de alquiler con documentaciones falsificadas o bien los sustraían de forma convencional, todo ello en Madrid.

       Tras el robo, los vehículos quedaban estacionados en lugares públicos y allí se "enfriaban" unos días para conocer si tenían interés policial, a la espera de llevar a cabo sus manipulaciones.

       Posteriormente, hacían una búsqueda de turismos en venta, de la misma marca y modelo a los sustraídos, en concesionarios o páginas de Internet, donde apareciesen con sus placas de matrícula originales.

       Con esas matrículas pedían informes a la Dirección General de Tráfico donde conseguían los datos del número de bastidor y su titular. Se trata de una gestión completamente legal consistente en pedir datos del coche con la excusa de saber si ese vehículo tenía algún tipo de cargas o si estaba embargado. Evitaban acudir físicamente a las dependencias oficiales recurriendo a gestoras de tráfico y a la página web oficial.

       El siguiente paso era encargar las placas de matrícula utilizando las documentaciones de identidad falsas así como realizar permisos de circulación y permisos de inspección técnica también falsos.

       Cuando ya tenían las matrículas y las documentaciones dobladas, retroquelaban los números de bastidor y terminaban 'maquillando' así el vehículo. Si el coche había sido robado forzando las cerraduras cambiaban los bombines y realizaban nuevas llaves que reprogramaban con las centralitas que poseían.

       Para finalizar ponían en venta los vehículos a compradores de buena fe, a otros que sí conocían que procedían ilícitamente y, en el menor de los casos, a receptadores. Estos últimos los volvían a vender o los utilizaban para cometer otros delitos.

       Los coches fueron vendidos mayoritariamente en Madrid, Cataluña, Andalucía y Valencia y otras ocasiones el destino de los coches era el extranjero, generalmente Bélgica, país en donde la organización criminal tenía gran actividad, ya que muchos de los detenidos eran marroquíes y tenían conexión con la colonia magrebí en Bélgica. Diez de los 60 vehículos se han recuperado allí.

    DOBLE PERJUICIO PARA LOS USUARIOS

       En los registros efectuados en nueve domicilios y un taller mecánico se han recuperado todos los útiles para la falsificación de los vehículos y sus correspondientes documentaciones, además de 11.000 euros en efectivo, cuatro ordenadores portátiles, dos tabletas, cinco GPS, 32 teléfonos móviles y los 54 vehículos propiamente dichos. En colaboración con otras policías han incautado más de 600 plantas de marihuana.

       Los afectados por esta organización han sido múltiples ya que por un lado están las personas a las que se les ha sustraído el vehículo y por otro los compradores de buena fe que no sospechaban que estaban adquiriendo un coche robado y que además, en muchos casos, les llegaban multas de tráfico de sitios por los que nunca habían pasado.

       La operación policial sigue abierta y no se descartan más detenciones o la recuperación de más vehículos, ya que de la documentación incautada se podría establecer conexiones de esta banda con otras organizaciones similares o incluso con otros con fines distintos.

       De los 20 arrestados, hasta el momento se ha decretado la prisión provisional de 8 de ellos. Entre ellos hay argentinos, marroquíes, españoles, ciudadanos de Europa del Este y de Guinea Ecuatorial. Los de Europa del Este estaban especializados en la manifpulación de las centrales electrónicas y el resto de todo lo demás.

    "NO EXISTEN CHOLLOS"

       José Luis Conde ha explicado que la operación policial fue muy compleja por las diferentes nacionalidades de la organización, las distintas formas de sustraer los coches, las identificaciones y documentaciones falsas, el dobleado de los datos, las matrículas y los bastidores. Además, reprogramaban las centralitas de los coches de alta gama y el duplicado de las llaves de los coches.

       Asismismo, resultó complicado para los agentes llegar hasta muchos de los vehículos robados, ya que fueron vendidos en el extranjero y la coordinación entre diferentes Cuerpos Policiales de países europeos.

       Los agentes tambien tuvieron muchas dificultades para distinguir compradores de buena voluntad y de mala fe. "Hay gente que ha comprado coches pensando que se hacía con un chollo. Y no existen chollos, tampoco en Internet", ha dicho el jefe de la Brigada de la Policía Judicial de Madrid.

       En la misma línea se ha manifestado el jefe superior de la Policía Nacional en Madrid, quien aludiendo el viejo refrán de que "nadie da duros a cuatro pesetas" ha querido avisar a los ciudadanos de que sospechen si ven ofertas de ventas de coches de alta gama a bajísimos precios.

       Entre otras excusas, los delincuentes ponían anuncios en Internet indicando que tenían que vender rápidamente y a un pequeño coste los coches porque necesitaban liquidez para emprender nuevos negocios o para irse al extranjero consecuencia de la crisis económico. Llegaron un vehículo valorado en 50.000 euros por 5.000.

    PLAN DE SEGUIMIENTO DE VEHÍCULOS ROBADOS

       La investigación ha sido llevada a cabo por agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial, en colaboración con agentes de la Comisaría General de Policía Judicial, de la Comisaría de Alcorcón y Chamberí en Madrid y de la Policía Judicial Federal de Bruselas (Bélgica).

       El jefe superior de la Policía ha felicitado expresamente a los investigadores y sus jefes por esta operación. "Estoy muy orgulloso y satisfecho de contar con este equipo líder en la lucha contra los grupos internacionales, lo que está llevando a una descenso paulatino de la presencia de este tipo de organizaciones", ha dicho.

       Fernández Díez ha revelado que se produjo un repunte de los robos de los coches, la mayoría de alta gama por lo que se puso en marcha un Plan General de seguimiento de vehículos robados. Así, se fueron a analizando minuciosamente las denuncias de robos y también otras relacionadas con multas que los dueños de los coches negaron haber cometido. "Es una investigación delictiva y deductiva de verdad", ha concluido.

    Para leer más