23 de enero de 2020
3 de junio de 2009

Detenidos 42 miembros de una banda que robó más de 6 kilos de joyas y 200.000 euros en 500 viviendas de la región

Se trata de la operación contra robos con fuerza en viviendas más importante de este año

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Madrid y Tarragona a 42 personas --31 en la Comunidad y once en Reus-- presuntamente pertenecientes a una banda internacional dedicada a robos con fuerza en viviendas, acusadas de desvalijar 500 pisos de la región y de apropiarse de más de 6 kilos de joyas y aproximadamente 200.000 euros.

Los arrestados en la 'operación Yugoslavia' estaban especializados en el procedimiento del 'resbalón' para acceder a los inmuebles y en los últimos meses habían actuado principalmente en la Comunidad de Madrid y en las provincias de Toledo, Cuenca y Guadalajara. Se trata de la desarticulación de robos con fuerza en viviendas más importante de este año.

Los agentes recuperaron 200.000 euros en billetes de 500 euros y más de 6 kilos en joyas, que se encontraban en el interior de bolsas enterradas en el jardín de una de las viviendas registradas. Los policías rescataron los objetos robados con detectores de metales.

En total se han practicado 17 registros en Madrid, Torrejón de Ardoz, Torres de la Alameda, y otros dos en Reus (Tarragona). Se han intervenido 30 vehículos, siete autocaravanas, donde vivían algunos de los apresados, así como útiles para cometer los robos y documentaciones falsificadas, entre otros efectos.

Todos los detenidos tenían antecedentes penales y provenían de países de la antigua república de Yugoslavia como Croacia, Bosnia-Herzegovina, Macedonia o Montenegro. Además, la Policía ha localizado a un total de 33 menores que vivían con los detenidos. Han pasado a disposición de los Grupos de Tratamiento de Menores (GRUME) en un primer momento y, luego, a centros de la Comunidad o con sus familias

La investigación, en la que han trabajado 240 agentes, se inició a a finales de enero sobre una organización especializada en los robos en viviendas que contaba con ramificaciones en Italia, Francia y Portugal. No obstante, la operación se precipitó la madrugada de ayer al detectar los agentes un posible desplazamiento de uno de los cabecillas de la banda a Tarragona.

El jefe de la Sección de la Policía Judicial que ha llevado a cabo esta operación, Dionisio Martín, señaló que el grupo contaba con una estructura completamente jerarquizada y una distribución clara de los roles que desempeñaba cada uno de sus componentes. Además, adoptaban grandes medidas de seguridad para evitar ser descubiertos por los agentes, especialmente las mujeres detenidas, que eran las que mayoritariamente entraban en las viviendas.

Después del robo, blanqueaban los beneficios obtenidos con sus actividades ilícitas mediante la compra de inmuebles en Tarragona, transferencias internacionales o a través de testaferros. A los arrestados se les imputan también los delitos de receptación, asociación ilícita y blanqueo de capitales.

'MODUS OPERANDI'

La banda estaba perfectamente organizaba, aunque no era violenta. Así, cada uno jugaba un papel, tanto en la comisión del hecho delictivo como en la vigilancia de los operaciones, logística y blanqueo de dinero. Las 18 mujeres, de etnia gitana, dirigidas por un cabecilla, eran trasladadas de la Cañada Real de las Merinas, donde vivían, a las casas que robaban.

Así, entraban en las viviendas aprovechando los horarios en los que los moradores no estaban en ellas, generalmente entre las 8 y las 17 horas. Además, abordaban las viviendas de personas de clase media o baja, en barrios como Tetuán, Fuencarral o Villaverde, entre otros, fáciles de robar porque en muchos casos no tenían porteros o los residentes no cerraban con llave sus pisos, por lo que introducían con bastante facilidad un plástico duro por la cerradura para entrar.

Una vez cometido el hecho delictivo, otras personas, que además vigilaban las actuaciones de las mujeres, las recogían inmediatamente y las volvían a trasladar a sus casas. Los movimientos de las supuestas ladronas estaban perfectamente planificados, por lo que las labores de contravigilancia y seguimiento de los agentes tuvieron que ser abortadas en varias ocasiones para que los policías no fueran detectados.

El 'modus operandi' de los delincuentes cambió en las últimas semanas. Al principio revolvían totalmente las habitaciones y los pisos en busca de dinero y joyas, pero últimamente no se dedicaban a revolver, sino que simplemente recogían lo robado sin alterar la distribución de la vivienda. Por ello, la Policía cree que recibirá más denuncias en los próximos meses de personas que sólo se colocan sus joyas en contadas ocasiones.

LAS JOYAS INTERCEPTADAS, EN LA WEB DE LA POLICÍA

La investigación ha sido realizada por agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Brigada Provincial de Policía Judicial (BPPJ) de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, dirigida por el Juzgado de Instrucción nº 32 de Madrid y en el dispositivo desplegado han participado más de 200 policías.

Asimismo, han contado con la colaboración de agentes de distintos grupos de la UDEV y Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado (UDYCO) de la BPPJ, de la BPED y de diferentes unidades de la BPSC -UIP, Centauros, Zodiacos y GOIT-, así como de las comisarías de Villa de Vallecas, Hortaleza, Centro, San Blas Coslada y Torrejón de Ardoz, así como la Policía Municipal de Madrid para entrar en la Cañada Real de las Merinas. En Tarragona han intervenido investigadores de las Brigadas de Policía Judicial de Barcelona y Tarragona, que han contado con el apoyo de los GOE y los TEDAX.

La página web de la Policía podrá a disposición de todos los ciudadanos los objetos robados en 15 días, una vez fotografían las más de 2.000 piezas de joyas recuperadas, para que puedan identificar sus pertenencias si han sido víctimas de uno de estos robos.