22 de agosto de 2019
  • Miércoles, 21 de Agosto
  • 18 de julio de 2009

    Detenidos dos hombres por extorsionar y amenazar a un constructor para el pago de una deuda

    MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Agentes de la Guardia Civil adscritos al equipo de Policía Judicial de Arganda del Rey han detenido a dos hombres, un empresario y un industrial acusados de los delitos de extorsión y amenazas de muerte, informó hoy la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid.

    Los hechos ocurrieron el pasado 9 de julio en la localidad de Loeches, cuando dos personas se introdujeron en una nave situada en uno de los polígonos industriales de la localidad.

    Una vez en su interior, se escondieron a la espera de la hora de cierre, momento en el que abordan al constructor y propietario de la empresa cuando iba a entrar en su vehículo. Entonces, le exigieron el pago de una deuda que tenía contraída, mediante amenazas de muerte a él y a su hija.

    Tras la presentación de la denuncia, los agentes investigaron el entorno del amenazado, con lo que averiguaron el origen de la deuda. Al parecer, el constructor había vendido dos inmuebles de oficinas durante 2007, y como en este momento el comprador no podía hacer frente al pago de las cuotas, le exigía la devolución del dinero entregado como señal.

    Ante la inminencia de la fecha límite que habían impuesto para el pago de la deuda, todo el Equipo de Policía judicial se movilizó para preservar la seguridad del constructor y de su familia.

    PRUEBAS CONTRA UN INDUSTRIAL

    En una investigación contrarreloj, las pesquisas se centraron en un industrial, que fue detenido el pasado miércoles tras haber acumulado suficientes pruebas que le incriminaban contra él en una rápida y efectiva investigación.

    Las investigaciones realizadas también permitieron la identificación de uno de los sicarios, sobre el que se dispuso un dispositivo de vigilancia.

    Ayer, día en el que expiraba el plazo establecido, y en prevención de que los sicarios cumplieran sus amenazas, la Guardia Civil estableció un dispositivo en el que logran detener al sicario y frustrar la agresión.

    Los detenidos son el empresario J.L.S.F., madrileño de 40 años, que cuenta con antecedentes por un delito de lesiones y otro de malos tratos en el ámbito familiar, y el sicario, L.V.R., rumano de 33 años de edad, con antecedentes a causa de dos detenciones por lesiones y otra también por un delito de malos tratos en el ámbito familiar.

    De esta forma, se ha demostrado una vez más la dedicación y el esfuerzo de la Guardia Civil a favor de los ciudadanos a los que sirve. La Guardia Civil continúa buscando al segundo sicario, por lo que no se descarta una nueva detención en los próximos días. Los dos detenidos ya han pasado a disposición judicial.