21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • Sábado, 19 de Octubre
  • 12 de agosto de 2019

    Dos detenidos en Barajas por intentar introducir 53 kilos de cocaína en la bodega de un avión

    Dos detenidos en Barajas por intentar introducir 53 kilos de cocaína en la bodega de un avión
    La Policía Nacional intercepta 53 kilos de cocaína en la bodega de un avión comercial.POLICÍA NACIONAL - ARCHIVO

    MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

    Agentes de la Policía Nacional ha detenido a dos individuos en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas por tratar de introducir en España 53 kilos de cocaína en la bodega de un avión.

    Según ha informado la Jefatura Superior de Policía en un comunicado, los detenidos pretendían introducir la droga oculta entre los palés de carga de mercancía de un vuelo comercial procedente de Sudamérica.

    Así, los arrestados eran los responsables de recepcionar la sustancia
    estupefaciente para su posterior distribución. La investigación se inició al conocer que una organización criminal pretendía introducir en España cargamentos de cocaína oculta en vuelos comerciales en palés de carga aérea.

    De este modo, detectaron que la organización estaba compuesta por
    ciudadanos venezolanos y localizaron a uno de los responsables en
    España. Este se encargaría de coordinar la entrada de la mercancía a
    través del aeropuerto y su posterior distribución. Además, era el responsable de arbitrar los recursos humanos y materiales necesarios para recepcionar la droga.

    Los investigadores establecieron un dispositivo cuando tuvieron
    conocimiento del envío y detuvieron al responsable de la organización en
    España y a otro hombre que también realizaba tareas logísticas.

    La sustancia incautada se encontraba oculta en un palé de carga y distribuida en paquetes de aproximadamente un kilogramo de peso que formaban un total de 53 kilos.

    Los agentes comprobaron posteriormente que el responsable de la
    organización utilizaba documentación falsa y que tenía una orden de
    detención internacional, que había sido emitida por Italia a través de Interpol por hechos similares.

    Tras los registros practicados en los domicilios de los detenidos, se intervinieron también distintos elementos informáticos, documentos
    falsos y unos dos mil euros en efectivo.