17 de noviembre de 2019
1 de agosto de 2019

El dueño de la residencia de Soto clausurada fue detenido por la Guardia Civil dos días después del cierre

MADRID, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

El dueño de la Residencia Arzobispo Morcillo de Soto del Real, que fue clausurada por la Comunidad de Madrid tras una denuncia de la Fiscalía fue detenido por la Guardia Civil dos días después del cierre del centro, han informado a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

La Guardia Civil mantiene abierta una investigación contra los gerentes por delitos contra la salud y la integridad de personas, pero sólo detuvo a uno de ellos, que pasó a disposición judicial.

El centro, que fue cerrado hace tres semanas, contaba con 60 residentes en el momento en que la Comunidad de Madrid decidió clausurarlo pero solo uno de ellos tuvo que ser reubicado en una plaza de emergencia de la Agencia Madrileña de Atención Social.

La residencia, de titularidad privada, fue clausurada por orden de la Comunidad de Madrid tras una inspección reciente de la Fiscalía de Madrid en la que se comprobó el estado "deplorable" de las instalaciones.

Desde la Comunidad destacaron que desde el primer momento, la Consejería de Políticas Sociales y Familia había estado en contacto con los familiares de los residentes de este centro privado con los que contactó uno a uno telefónicamente para informarles de la situación.

Además, se les proporcionó un listado con centros cercanos y se les aseguró que, en el caso de no poder asumir el cuidado de su familiar, se le proporcionará de manera temporal una plaza de emergencia en alguna residencia de la Agencia Madrileña de Atención Social.

Aparte, la Consejería de Políticas Sociales y Familia sancionó el pasado febrero con 24.204 euros a la residencia, según detallaron fuentes de este departamento. La sanción se impuso por falta de mantenimiento; por no actualizar los libros de incidencias y por estar por debajo del ratio del personal.

Para leer más