1 de diciembre de 2020
23 de octubre de 2020

Empresa de formación de cuidadores cree que se priorizó al sector sanitario y se desasistió al social en la primera ola

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

El director general de Supercuidadores, empresa referente en formación y asistencia para los colectivos de cuidadores y personas dependientes, Aurelio López-Barajas, ha afirmado este viernes que las administraciones "priorizaron" en el reparto de medios al sector sanitario y se "desasistió" al social en la primera oleada de la pandemia del coronavirus.

"La voz de alarma la dio el sector asistencial desde el primer momento de la pandemia, pero por temas de prioridad no se le atendió de manera debida. Esos profesionales (de las residencias) no están preparados para curar. Si no saben curar los médicos con la novedad del coronavirus, ¿cómo se le va a exigir a un gerocultor que cure? Es imposible", ha recalcado.

En la comisión de investigación sobre residencias y Covid-19 que se celebra esta mañana en la Asamblea de Madrid, López-Barajas, llamado a petición del Grupo Parlamentario de Vox, ha indicado que las residencias contaron durante esos primeros meses del coronavirus, en el que murieron 6.000 residentes madrileños según datos regionales, "con unos recursos muy inferiores a sus necesidades".

"Creo que las residencias hicieron lo imposible para hacer la mejor manera posible con los medios que disponían. Fue una pandemia que nos sobrevino, no había protocolos ni medios materiales para poder realizar lo que le hubieran gustado a los centros, que es atender de la mejor manera posible a los usuarios que contrajesen la enfermedad. Con los pocos medios han hecho todo lo posible para afrontar esta pandemia. Quizás en este momento de saturación se dejó desasistido al as residencias. Pero el papel de los trabajadores con los recursos disponibles fue ejemplar", ha manifestado.

Aunque el director de Supercuidadores ha insistido en que los geriátricos son "un lugar para vivir, no para curar", los residentes "tienen el mismo derecho de acudir al sistema sanitario para que los traten". No obstante, ha negado tener conocimiento de los supuestos protocolos enviados por la Consejería de Sanidad a hospitales para rechazar a determinados usuarios de residencias en el punto álgido de la crisis sanitaria.

López-Barajas ha indicado que las residencias no se pueden medicalizar "de un día para otro" y que actualmente tienen un equipo reducido de médico y enfermera. Por ello, apuesta por una "coordinación absoluta con el sistema sanitario". "Debemos aprender de lo que ha ocurrido para que no vuelva a suceder. Esa medicalización de las residencias como si fueran hospitales no es la función principal de las residencias. Tiene que haber una coordinación", ha reiterado.

SOBREESFUERZO Y AUSENCIA DE EPIS

El director de Supercuidadores ha reconocido también que el estrés de esas primeras semanas de pandemia produjo un gran estrés a los trabajadores de los geriátricos y que no había profesionales suficientes para reemplazar las bajas, las cuarentenas y los contagios.

"Hubo una saturación evidente porque se infectaron muchas personas, se pudo desbordar y era muy difícil encontrar a personal. El sector asistencial tiene problemas para cubrir las plazas de gerocultores y auxiliar de enfermaría", ha dicho como opinión personal.

Además, ha asegurado que todos los centros tuvieron dificultar para acceder a equipos de protección individual (epis). "Nos llegó la preocupación y los datos reales de que no disponían de los medios materiales necesarios para afrontar el protocolo mínimo de actuación en esta pandemia", ha agregado el interviniente, que ha apuntado que el sistema de compra centralizada de material del Gobierno de España "no fue suficiente" y que su atención al sector residencial fue "pobre, muy baja".

AUMENTAR LA FORMACIÓN

El responsable de esta empresa de formación y asistencia de cuidadores ha defendida una mayor formación y obligatoriedad de certificados de profesionalidad para estos trabajadores, teniendo en cuenta que medio millón trabaja en el mercado negro en toda España, según sus datos.

Por ello, el compareciente en esta comisión, que ha reconocido que ha aumentado la demanda de cursos entre febrero y junio, recomienda a los centros residenciales que cuenten con personal lo más formado posible, con certificados que combinen formación sanitaria como social, para los cuidados físicos y psicológicos, "una formación continua para poder ofrecer un servicio de calidad".

"La formación se debe fomentar porque esta personal todavía carece de una formación completa. Nuestro objetivo es profesionalizar y dignificar la figura del cuidador y estamos haciendo imposible por trasladar toda la formación con independencia de lugar que habiten. Y los entes públicos se han adaptar a las personas para respetar la singularidad de cada uno de los usuarios. Todos necesitamos una atención personalizada y de calidad", indica.

Para leer más