22 de marzo de 2019
  • Jueves, 21 de Marzo
  • 4 de abril de 2010

    Empresarios de Gran Vía destacan la "insólita originalidad y pluralidad infinita" de una calle que cumple hoy 100 años

    Critican que ha pasado de ser "glamurosa y única" a calle "vulgar" y piden un 'paseo de la fama' para recordar a las 'estrellas' del cine

    MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de la Asociación de Empresarios de la Gran Vía, Fernando Delgado, destacó hoy el marchamo de "insólita originalidad" y de la "pluralidad infinita" de una calle que cumple hoy 100 años y, en su opinión, la que "más ha hecho por el prestigio de Madrid a lo largo de la historia".

    No obstante, será mañana cuando tenga lugar la celebración oficial, presidida por los Reyes de España, tal y como hicieron sus antepasados Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia el 4 de abril de 1910, cuando golpearon con la piqueta el primer edificio que se derribaría para poner en marcha las obras de una avenida que se convertiría en una de las calles más emblemáticas de la ciudad.

    Delgado recordó su visita a la Casa Real en el verano del 2007 con un embrionario proyecto para que el Don Juan Carlos I presidiera las celebraciones del Centenario de la Gran Vía. Luego, se le dotó de una Comisión de Honor y otra Ejecutiva, compuesta por personalidades de la vida madrileña. Finalmente, el 12 de marzo 2009 se tuvo conocimiento de la aceptación del Rey de la Presidencia de Honor de la celebración de la efeméride.

    Entonces, el Ayuntamiento de Madrid creó una Comisión Municipal "y, ahora, toda España conoce lo que se está haciendo para la Gran Vía, pues los medios de prensa están realizando una labor digna de encomio para divulgar esta efeméride", señaló el presidente de la Asociación de Empresarios de la Gran Vía.

    "El próximo lunes entrará en la historia, como entró el 1910, día que se puso en marcha las obras, de lo que sería con el paso de los años la calle más conocida de Madrid en el mundo. Gentes de todo tipo y condición, bulliciosas y alegres, mejor o peor vestidas, turistas desenfadados y extravagantes, en definitiva un amasijo de personajes entre transgresores e inocentemente lícitos, fueron y siguen siendo, quienes dan a la Gran Vía su marchamo de insólita originalidad y de pluralidad infinita", agregó.

    Delgado remarcó que hoy la Gran Vía es "tesoro de la cultura" por lo que "debería estar situada en el mejor de los museos y así ser contemplada por quienes gozan con la armonía e historia". "Sólo es suficiente mirarla para admirarla y así comprender lo que ha supuesto su evolución arquitectónica y cultural. Sus edificios fueron un ejemplo de técnica en su época y se pudo conseguir, a la vista está, un maridaje perfecto con lo bello", añadió.

    DETERIORO DE LA GRAN VÍA

    No obstante, el presidente de los empresarios de la Gran Vía denunció que la calle ha pasado de ser "glamurosa y única" a una calle "vulgar", ya que las grandes multinacionales de las franquicias "se han apoderado de su comercio, convirtiéndolo en tiendas de ropas baratas y de comida rápida; aunque tal vez lo peor sean esos asentamientos con camas de granito y sábanas de cartón".

    "Apenas si quedan algunas de las primeras tiendas que en ella se ubicaron y que fueron el comienzo de su prestigio comercial. Han desaparecido los cafés de tertulia y tranquilidad y las cafeterías visitadas por propios y extraños como el paradigma del progreso y la modernidad. Tampoco quedan sus 'salas de fiestas', 'boites' y de espectáculos, frecuentados por personajes de resonancia internacional y por la 'canalla' que mantenían en la penicilina su futuro económico. Han desaparecido los grandes cartelones de los cines, pues ya no hay casi cines. Este sector le dio a la Gran Vía una gran parte de su fama y nombre", manifestó Delgado.

    En este sentido, considera que no han nadie que no recuerde lo que supuso el cine para la Gran Vía como "fenómeno social en su conjunto, y en sus recuerdos personales". Además, señaló que la calle tiene "una gran deuda con el cine" y debe seguir recordando el séptimo arte a lo largo de los años.

    Por todo ello, el presidente de la asociación de empresarios instó a que la Gran Vía se convierta en 'Calle del éxito' o 'Paseo de la fama', e inmortalizar de forma indeleble la historia del cine, "perpetuando de esta forma, a aquellos extraordinarios seres de actrices, actores o directores que tantos gozosos ratos nos hicieron pasar y lo siguen consiguiendo en la actualidad".

    "Sería una forma de seguir conmemorando a la Gran Vía año tras año, y que siga viviendo, pues existe el peligro, que una vez llegue el día 1 de enero de 2011 y todos estos fastos se apaguen, sólo quede eso, un mero recuerdo triste y melancólico para gentes que en su día la admiraron por ser el paradigma de la diversidad en todas sus formas", concluyó.