17 de noviembre de 2019
28 de octubre de 2014

Un entrenador de fútbol reconoce que abusó de 15 menores y que llevó a algunos con prostitutas

Un abogado dice que hay 30 ó 40 casos más de comportamientos deshonestos en los que no se ha querido reclamar

   MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Un exentrenador del club de fútbol juvenil C.D. Lugo de Fuenlabrada ha reconocido este martes en el juicio que abusó en la temporada deportiva 2012/2013 de al menos 15 menores y que a algunos de ellos les llevó en compañía de prostitutas.

   Emilio M.H. se ha sentado esta mañana en el banquillo de la Audiencia Provincial de Madrid por tres delitos de abuso sexual, otros ocho de tipo continuado y cinco delitos de corrupción de menores. En un primer momento, el fiscal reclamaba una condena de 36 años de prisión.

   Sin embargo, los abogados y el representante del Ministerio Público han acordado alcanzar un acuerdo de conformidad para evitar que los menores tuvieran que declarar en la vista oral. Así, el procesado ha aceptado una pena de 22 años de cárcel, con lo que cumplirá la pena máxima de prisión.

   En el juicio, el procesado se ha limitado a admitir todos los cargos que se le imputan, sin pedir perdón a las familias. Tampoco ha pedido que se le de algún tipo de tratamiento, a pesar de que cuenta con un amplio historial de abusos. De hecho, hay 40 casos más que le implican, pero sus víctimas han preferido no reclamar por ello.

   El abogado Felipe Pacheco, que representa a una de las acusaciones particulares, ha señalado al concluir la vista que el acusado ha aceptado todos los cargos y ha reconocido que llevó a varios de los niños con prostitutas, algo que él desconocía al no implicar a su representado.

   También ha dicho que se ha comprometido a resarcir económicamente con las cantidades pedidas por las acusaciones particulares en concepto de indemnizaciones económicas.

   "Como estará en prisión el máximo tiempo previsto por la Ley, hemos preferido que no vinieran los menores a declarar y evitar que pasaran un mal trago vergonzante para ellos y sus familias", ha dicho el letrado.

   Asimismo, ha indicado que éste tendría antecedentes por otros hechos, lo que no quita que vaya a ser juzgado por casos similares cometidos en la zona de Majadahonda y Las Rozas.

MUCHAS VÍCTIMAS

  "Las víctimas son muchas. Un total de quince han querido ser resarcidas. Pero ha habido comportamientos deshonestos que no han querido ser reclamados, unos 30 ó 40", ha detallado.

   También ha comentado que el acusado se ha mostrado "muy tranquilo" los pocos minutos que ha durado la vista y que no ha querido usar su turno a la última palabra, que suele ser empleado para pedir perdón o mostrar el arrepentimiento.

   José Luis Díaz, el abogado defensor, ha señalado que su cliente está "muy tranquilo" y "satisfecho entre comillas por haber terminado con este procedimiento". "Su interés ha sido evitar el mal trago tanto para él como para los menores de algo que no es agradable. Él está preocupado", ha dicho.

   Por último, el abogado defensor ha insistido en que su patrocinado "nunca ha querido generar daño a los menores con independencia de la naturaleza de los hechos" que se le imputan en la causa.

HECHOS JUZGADOS

   El fiscal relata que, en el transcurso de la temporada deportiva 2012/2013, el procesado prestaba servicios como entrenador en el club Lugo-Fuenlabrada. De este modo, aprovechaba esta condición para acercarse a los menores con "la finalidad de procurarse satisfacción sexual".

   El escrito recoge varios episodios en los que el acusado realizó tocamientos a los menores, a quienes decía que no comentaran nada de lo que les hacía. En una ocasión, por ejemplo, abusó de uno de los menores que dormía con él con motivo de un torneo deportivo celebrado en el País Vasco.

   La acusación fiscal también incluye cinco delitos de corrupción de menores. Según el fiscal, Emilio incitó en al menos cinco ocasiones a cinco chicos a acudir a un lugar frecuentado por prostitutas y presenciar como éstos mantenían contactos sexuales con las mismas.

Para leer más