21 de octubre de 2019
4 de junio de 2008

EpC.- Figar asegura que no creará "un marco normativo" como el valenciano para regular las objeciones a la asignatura

MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Educación, Lucía Figar, aseguró hoy que la Comunidad de Madrid no creará un "marco normativo" para regular la situación de los objetores de conciencia a la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC), "tal y como lo ha hecho la Comunidad Valenciana", región gobernada por su compañero de partido Francico Camps.

"Pensamos que no tenemos competencia para hacer una Orden para regular las objeciones, hay que tener mucho cuidado", señaló Figar, quien añadió que en estos momentos, y a pesar de que otras regiones lo hayan hecho de esta manera, "no es congruente, necesario" ni tienen competencias.

Figar, que clausuró el Consejo de Directores de Colegios Públicos de Educación Infantil, Primaria y Especial de la Comunidad de Madrid, señaló que la asignatura se implantará el curso que viene en 2º y 4º de ESO, y que, como establece la Ley, se impartirá en los centros madrileños pese a que haya padres que han presentado objeciones.

Precisamente, algunas plataformas de Padres en contra de la materia indicaron hoy que en la región se han recogido ya más de 8.000 objeciones, las últimas ayer en la zona Noroeste de Madrid. Sin embargo, la consejera aclaró que el número de objeciones que hay en el registro son "muchas menos" y que están concentradas, sobre todo, "en colegios concertados y privados".

Así, la responsable de Educación indicó que, de momento, "porque no queda más remedio", van a esperar a lo que sentencie el Tribunal Supremo, después de que distintos tribunales, como el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), hayan dado la razón a varios padres que se oponían a que sus hijos impartiesen la asignatura.

En este sentido, explicó que en julio, con las evaluaciones continuas, y que con una solución judicial, buscarán una salida sobre qué hacer y cómo tratar a los alumnos objetores. Eso sí, "sin ninguna orden o marco normativo que determine cómo hacerlo", apostilló.

Sin embargo, insistió en que es compatible que se imparta esta asignatura con que los objetores reciban una atención educativa. De hecho, recordó que en otras regiones donde ya se ha implantado la EpC, los alumnos que han objetado "directamente no van a clase".

A pesar de estas excepciones, la consejera apuntó que trabajarán por buscar una solución y garantizar, independientemente del número de niños, que todos tengan una "atención educativa". Así, aseguró que acudirán a los centros donde hay objetores, "que no son tantos", y que les darán un cierto margen para que atiendan a los objetores.

"No es lo mismo un centro donde objetan todos en bloque que en donde hay uno", apuntó Figar al tiempo en que incidió que cada colegio o instituto deberá organizar otro tipo de actividades, que garanticen siempre esta atención educativa.