22 de octubre de 2019
  • Lunes, 21 de Octubre
  • 26 de febrero de 2018

    Estudian si un tercer trabajador de Metro pudo desarrollar un cáncer por estar en contacto con amianto

    Estudian si un tercer trabajador de Metro pudo desarrollar un cáncer por estar en contacto con amianto
    EUROPA PRESS

    MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Metro de Madrid realizará en breve un examen médico a un trabajador que desarrolló un cáncer de pulmón y que estuvo realizando labores de mantenimiento de escaleras desde la década de los 80, época en la que había un elemento de amianto en estos dispositivos por si el origen de esta patología tiene relación con la exposición a este material.

    Fuentes de CCOO en el suburbano han indicado que en un reconocimiento médico se detectó a este empleado aún en activo un cáncer y que ahora se analiza también por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social si la causa puede ser exposición a este mineral.

    En este sentido, las mismas fuentes sindicales exponen que en este caso la enfermedad fue detectada fuera de los exámenes médicos que realiza la empresa y se sospecha si desarrolló un cáncer al estar en contacto con ese elemento antiguo con amianto.

    Hasta la fecha, un trabajador de mantenimiento de material móvil tiene reconocida la enfermedad laboral por haber contraído un cáncer de pulmón al estar expuesto a amianto, se sospecha también de un posible caso en otro empleado de esta sección y ahora se estudia también esta circunstancia en el caso de este tercer empleado relacionado con el mantenimiento de escaleras mecánicas.

    Desde el suburbano explican a Europa Press que "no hay datos concluyentes" de que esta enfermedad esté relacionada con el amianto y que se le realizará un examen médico en próximos días.

    Metro detalla que en la década de los ochenta había una "pequeña pieza" en las escaleras mecánicas que contenía amianto pero enfatizan que "desde hace muchos años" estos elementos no contienen este material en el suburbano.

    El suburbano ha detallado que trenes del modelo 2000 y 5000, con una antigüedad de 30 a 35 años, contienen un elemento eléctrico en su interior que tiene amianto y que está encapsulado para evitar que trabajadores estén expuestos a este material. Asimismo, la compañía asegura que no hay ningún riesgo de exposición para los usuarios de Metro.

    Para leer más