15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • 29 de julio de 2009

    El fallecido trabajó durante toda la noche en el fuego de Ávila, tras una jornada en la base de San Martín

    Llevaba trabajando con el compañero que le atropelló por accidente unos 8 años

    MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Juan Carlos Rodríguez Matabuena, el capataz de Tragsa fallecido esta mañana en el incendio que asola el Barranco de las Cinco Villas en la comarca del Valle del Tiétar, estuvo trabajando durante toda la noche en la zona, tras una jornada en alerta en la base de San Martín de Valdeiglesias (Madrid).

    Según explicó un compañero de Rodríguez en declaraciones a Europa Press, "Juan Carlos se encontraba ayer de servicio en San Martín de Valdeiglesias cuando, por proximidad, lo movilizaron a Ávila por la tarde, antes de las 20 horas". "En total, fueron cuatro los miembros del equipo: el encargado, el capataz, el operario de la máquina, y el operario de la plataforma, es decir, una persona más de lo habitual como refuerzo", señaló.

    "Estuvieron de servicio todo el día y antes de terminar salieron al incendio. Estuvieron toda la noche y sólo estaban a la espera de que el jefe los relavase", declaró.

    Asimismo, este forestal, amigo de la víctima, indicó en declaraciones a Europa Press que lo ocurrido se debe a "la falta de visibilidad" en este tipo de fuegos. "Se conoce que con el humo no se verían el uno a otro, no tendrían visibilidad", añadió, puesto que normalmente el capataz va haciendo de piloto del que conduce la máquina, que pesa unas 20 toneladas, y la va orientando y siguiendo.

    Dado que Juan Carlos y el conductor del bulldozer eran compañeros desde hace unos ocho años, "este hombre se sentirá matado, ya que llevaban mucho juntos, son como de la familia", lamentó.

    Este compañero de Juan Carlos explicó además que estos trabajadores no pertenecen a los retenes contra incendios, sino que manipulan los equipos de maquinaria pesada de Tragsa. "Visten igual y por eso se les confunde con retenes, van de apoyo a los retenes. Somos como en el Ejército, los bomberos ponen los tanques y nosotros ponemos la Infantería. Aún así trabajamos en grupo. Es una de las normas, no separse, siempre juntos", destacó.