29 de marzo de 2020
14 de septiembre de 2009

Gallardón: "Tengo 30.000 razones para que haya obras en Madrid; las 30.000 familias que ahora ganan un jornal"

MADRID, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, afirmó hoy que tiene "30.000 razones" para haber decidido realizar muchas de las obras previstas para este ejercicio y esta legislatura en el mismo lapso de tiempo, en concreto, las 30.000 familias que, gracias a estos proyectos, financiados en su gran mayoría con el Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL) del Gobierno central, "ahora ganan un jornal".

Durante su participación en el foro 'La Razón de...', el primer edil madrileño fue preguntado sobre las razones que le llevaron a aprobar la realización de decenas de obras por toda la ciudad pero, en particular, en el distrito Centro. "De pequeño seguro que pedía un mecano y una taladradora de juguete por Reyes", bromeó al respecto el presidente de Onda Cero, Javier González Ferrari.

"No era necesario (hacerlas todas a la vez) pero era conveniente, y en esta vida no hay que hacer sólo lo necesario, sino lo conveniente, sobre todo si no es tanto para tu comodidad sino para los más necesitados de la ciudad", afirmó Gallardón, recordando que en su programa electoral estaban incluidos estos proyectos y que, aunque podían "perfectamente haber dosificado las obras" entonces no habrían podido beneficiarse en igual medida del Plan E.

Así, indicó que cuando el Gobierno local se puso a estudiar los proyectos que podían realizar con los 559 millones de euros que le han correspondido a la capital del FEIL, se dieron cuenta de que "entre empleos directos, indirectos y los de mantenimiento daba un número de 30.000 personas, que no es una estadística, no son bajas en las listas del paro, sino 30.000 familias que gracias a las obras que a todos incomodan, en lugar de estar en el paro cobrando o sin cobrar, ganan un jornal".

"Tengo 30.000 razones para que hayas obras en Madrid", insistió, y recordó que ya en otros proyectos como el soterramiento de la M-30 recibió muchas críticas por las molestias ocasionados. "Me preguntó si es mejor evitar las críticas o aprovechar estos recursos, me contesté que soporto la crítica, aguanto cualquier comentario de desautorización a mi decisión, pero pido a los madrileños que, cuando vean obras, piensen además de en la incomodad en que gracias a eso hay 30.000 familias detrás", apostilló.

Además, manifestó su deseo de que este tipo de iniciativas, propuestas por el Gobierno socialista, puedan convertirse "no en coyunturales y temporales sino en definitivas" de la mano de un "Gobierno del PP".

EL BERNABÉU NO SE MUEVE

También se le preguntó al alcalde sobre los planes para trasladar el estadio Santiago Bernabéu fuera del paseo de la Castellana, a lo que Gallardón respondió recordando que "una ciudad no es sólo cuerpo, sino también alma, vida, corazón e historia".

Así, aunque reconoció que desde un estudio racional urbanístico de la ciudad seguramente se podría encontrar una ubicación con más ventajas, "el valor afectivo del Bernabéu, no sólo para la familia 'blanca' sino para toda la historia de Madrid es un valor muy por encima de la mejora de condiciones de la ciudad y los aficionados".

A continuación, el moderador del evento, Alfonso Ussía, bromeó con que según la pregunta, también sería necesario mover el Vaticano 50 kilómetros fuera de Roma para modernizar la Iglesia, aunque para dar una cal y otra de arena, le reconoció al alcalde que, quizá por culpa de las zanjas de la ciudad, "(el presidente del Congreso, José) Bono llegó una hora y cuarto pronto, y el alcalde cinco minutos tarde".

En el mismo tono distendido, Gallardón concluyó con una anécdota sobre las obras, ocurrida cuando un taxista le confesó: "Señor Ruiz-Gallardón, si supiera lo que en este taxi he dicho de usted y su familia por las obras de la M-30, no se hubiera subido. Ahora que han terminado las obras, dígame dónde va que le llevo gratis".