18 de octubre de 2019
10 de abril de 2008

El Gobierno regional invertirá 136 millones de euros en el nuevo Plan en Prevención de Riesgos Laborales

El Plan hace especial hincapié en la situación de la subcontratación en el sector de la construcción

MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno aprobó hoy el Plan Estratégico y Plan de Actuación para la realización de las actividades recogidas en el III Plan Director en Prevención de Riesgos Laborales de la Comunidad de Madrid, que se desarrollarán entre 2008 y 2011 y contarán con un presupuesto de más de 135 millones de euros.

Así lo anunció hoy tras la celebración del Consejo de Gobierno el vicepresidente primero y portavoz del Gobierno, Ignacio González, quien señaló que el III Plan Director "recoge una serie de acciones encaminadas a alcanzar un doble objetivo, la mejora continua y progresiva de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo y la reducción constante y significativa de la siniestralidad laboral".

La filosofía del III Plan Director, que estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2011, se resume en promover un enfoque global del bienestar en el trabajo, desarrollar y consolidar la cultura de la prevención, promover la corresponsabilidad de los interlocutores sociales, institucionales y de la sociedad civil en este materia y, por último, mejorar la eficacia y calidad de los sistemas de prevención.

Entre las principales novedades introducidas en el III Plan Director respecto a los dos anteriores destaca el compromiso para garantizar el adecuado control y comprobación del cumplimiento de la normativa nacional que regula la subcontratación en el sector de la construcción.

Otra de las novedades es la celebración de un convenio con la Asociación de la Prensa de Madrid para confeccionar un código de buenas prácticas en materia de prevención de riesgos laborales y asegurar un trato profesional y objetivo por parte de los medios de comunicación en las informaciones sobre siniestralidad laboral.

Para llevar a cabo sus objetivos, el III Plan Director establece una serie de medidas agrupadas en cinco grandes tipologías. Así, las actividades de coordinación incluyen actuaciones desde todos los niveles de la Administración en colaboración con todas las instituciones y organismos que puedan cooperar en la reducción de la siniestralidad laboral, mientras que las actividades de control perseguirán garantizar la efectiva reducción de los riesgos en el trabajo.

Por su parte, las actividades de formación, información y sensibilización tratarán de implicar al conjunto de la sociedad en la lucha contra la siniestralidad a través de la difusión de la cultura de la prevención entre los escolares de la Comunidad o la formación teóricopráctica de trabajadores y empresarios, y las de investigación y estudios tendrán como objetivo detectar las causas de la siniestralidad en su conjunto.

Por último, las actuaciones relacionadas con la vigilancia de la salud y riesgos emergentes se encargarán de hacer un seguimiento sobre cómo pueden repercutir las condiciones de trabajo en la salud de los trabajadores para asesorar sobre las medidas que contribuyan a reducir o evitar esos riesgos.

TRANSPORTES Y CONSTRUCCIÓN, SECTORES PRIORITARIOS

Aunque estas actuaciones se aplicarán a todas las actividades laborales, el Plan identifica una serie de sectores considerados prioritarios por la incidencia de riesgos laborales detectada en los mismos: la madera, el metal, el transporte y, sobre todo, la construcción.

Para este último, el III Plan Director concreta algunas medidas específicas, como la realización de al menos 1.000 visitas anuales a pequeñas empresas o centros de trabajo donde no exista delegado de prevención o el seguimiento de la actividad preventiva desarrollada por aquellas empresas que hayan registrado un accidente mortal o muy grave en el año anterior.

El III Plan Director también articula medidas y actuaciones específicas para los grupos de trabajadores especialmente expuestos a riesgos laborales, entre los que se encuentran las mujeres, los jóvenes, los inmigrantes, los trabajadores autónomos y las personas con discapacidad.

Así, se vigilará el estricto cumplimiento de la normativa específica relativa a la prevención de riesgos laborales durante los periodos de embarazo y lactancia y se elaborarán distintos materiales didácticos sobre prevención de riesgos laborales dirigidos a jóvenes y al colectivo inmigrante. En este último caso, las publicaciones podrán ser editadas en diferentes idiomas para facilitar su difusión y comprensión.