23 de agosto de 2019
25 de mayo de 2010

Granados dice que todavía no ha visto a alcaldes de PSOE "peregrinar a Moncloa para quejarse del decretazo" de Zapatero

Asegura que el presidente pone dinero con una mano y recorta la financiación con la otra

FUENLABRADA, 25 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, manifestó hoy que aún no ha visto a los alcaldes socialistas "peregrinar al Palacio de la Moncloa para quejarse del decretazo que recorta la financiación de los ayuntamientos" e instó al presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y alcalde de Getafe, Pedro Castro, a que "dé una explicación" al respecto.

"(El presidente del Gobierno) con una mano pone dinero público con el Plan E para las obras y con la otra recorta la financiación de los ayuntamientos para pagar las obras que tienen que hacer", criticó Granados durante su breve intervención al inicio de la primera edición de los 'Encuentros en Comunidad' organizados por el PP de Madrid.

Granados fue también muy crítico con la traducción simultánea que ayer se produjo en el Senado entre dos andaluces, hecho que consideró "absolutamente impresentable". "Es algo inédito en la historia de la democracia española", añadió.

Por su parte, la portavoz del Partido Popular en Fuenlabrada, Susana Mozo, manifestó que la localidad "sigue anclada en el siglo pasado y marcada por un anecdótico anuncio publicitario" y calificó de "pésima" la gestión del alcalde, Manuel Robles, al que acusó de "despilfarrar y desgobernar" el municipio.

"Hace falta trabajo y tenemos más de 23.400 fuenlabreños que hacen cola en la empresa más importante de Zapatero: el paro, y la industria ha disminuido en un 40 por ciento. Fuenlabrada es el cuarto municipio de la región que más impuestos paga, el alcalde se gasta 400.000 euros en una fuente en tiempos de crisis, mantiene 2 coches oficiales valorados, cada uno, en 50.000 euros, y paga 6.000 euros en bandejas de plata o 4.000 cada mes en comidas", explicó Mozo.

La portavoz popular calificó de "escandaloso" el hecho de que "los socialistas hayan convertido el Ayuntamiento de Fuenlabrada en un bunker oscuro en el que se colocan cámaras ocultas y hay un hostigamiento de quienes no piensan igual que el alcalde y sus acólitos".