6 de agosto de 2020
29 de junio de 2008

La Guardia Civil monta un dispositivo para buscar al hombre que supuestamente mató hoy a una mujer boliviana en Las Rozas

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha montado un dispositivo para encontrar a la ex pareja y presunto autor de la joven boliviana que murió apuñalada anoche en su domicilio de las Rozas, informaron hoy a Europa Press fuentes de la Benemérita.

La mujer, de 28 años, recibió siete puñaladas en el tórax. Los servicios sanitarios trataron por todos los medios y sin éxito de reanimar a la víctima, que se encontraba en parada cardiorrespiratoria.

El presunto autor huyó del lugar y se encuentra en búsqueda y captura. Aunque había roto su relación, ambos seguían viviendo juntos. Según indicaron testigos a Europa Press, la víctima le había interpuesto anteayer una denuncia.

En lo que va de año han muerto seis mujeres asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas en la Comunidad de Madrid, 29 en el conjunto de España.

PINTADAS Y AMENAZAS

En declaraciones a los medios, la compañera de trabajo de Gaby, como era conocida en su entorno, reconoció que su amiga "vivía con temor y asustada" y que tenía "muchas denuncias" contra sus presunto agresor."Estaba todo el día molestándole por la calle, le escribía letreros, le decía que le iba a matar a ella, a su madre y a su hijo", añadió.

Para Helmert, un vecino del número 2 de la calle Acacias -donde residía la mujer y donde falleció- que fue testigo de la trágica escena relató que al parecer la chica llegó del trabajo y él la estaba esperando. "Todo estaba anunciado", dijo.

Al escuchar los gritos Helmert se asomó al rellano y se encontró a Gaby "tirada en el suelo en un charco de sangre", mientras su madre trataba de socorrerla, ya que fue en la misma puerta de su vivienda donde la agredida recibió las siete puñaladas mortales.

"Ayúdenme, que la han matado", fueron los gritos que escucharon Juan y su familia, vecinos del edificio de enfrente, mientras estaban cenando -en torno a las diez de la noche-. De hecho, al asomarse a la ventana, uno de los hijos vio que "el hombre -supuesto agresor- salió corriendo con una bolsa negra".

"No era un persona normal", opinó Helmert, que vive justo en el piso inferior al de la víctima, y afirmó que no sólo "la perseguía", sino que también pintaba en las fachadas de la zona y en el portal. En una de estas pintadas, que ella misma tuvo que borrar, llegó a escribir: "si no me amas te mato", corroboró Carmen, otra vecina.

Desde la ventana de su habitación del 2ºB, Helmert ya había visto al presunto asesino "merodeando un par de veces" por el portal de la casa. De hecho, el vecino comentó que un día le sorprendió intentando forzar la entrada del portal donde vivía Gaby, aunque confesó que, en ese momento, pensó que sería "un ladrón".