10 de agosto de 2020
3 de julio de 2020

El Hospital Rey Juan Carlos reconstruye un peroné con un injerto microvascular del propio paciente

El Hospital Rey Juan Carlos reconstruye un peroné con un injerto microvascular del propio paciente
Edificio del Hospital Rey Juan Carlos, en Móstoles (Madrid). - EDUARDO PARRA - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Traumatología y Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitario Rey Juan Carlos han reconstruido juntos un peroné con un injerto microvascular del propio paciente.

El paciente intervenido, de 49 años, estaba afectado por una fractura de peroné en la región de la articulación del tobillo, consecuencia de un accidente de tráfico hace ya 3 años, que no terminaba de evolucionar bien tras varias alternativas quirúrgicas.

Así, tras apostar primero por fijar el hueso con placas y tornillos y posteriores injertos de hueso libre de la cadera, los focos de fractura seguían sin consolidar, por lo que, "el paciente sufría una importante inestabilidad en la función del tobillo y estaba sujeto a tratamiento con mórficos por mucho dolor en la pierna", como explica la jefa del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofaciadoctora, Lorena Pingarrón Martín.

La tercera y última alternativa, un trasplante microvascular del peroné de la otra pierna del paciente, se ha traducido en un alta hospitalaria del paciente tras una evolución satisfactoria que le han permitido regresar a su domicilio tan solo con unas muletas y una sencilla pauta de tratamiento antiinflamatorio.

Hace ya más de cuatro años que el Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, integrado en la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, realiza colgajos microvasculares en sus intervenciones de reconstrucción de mandíbula; es decir, transferencia de tejidos separados de aporte sanguíneo nativo, manteniendo la arteria y vena que lo nutre, y trasplantándolos a su nueva ubicación en la que se restablece el flujo sanguíneo gracias a la anastomosis o conexión a los vasos receptores del cuello.

"Dado que los vasos sanguíneos del peroné de la pierna afectada estaban muy deteriorados de cara a la anastomosis vascular por el tiempo transcurrido desde el accidente y los dos primeros abordajes quirúrgicos, tuvimos que realizar una anastomosis término-lateral a los vasos tibiales para conectar extremos vasculares de diferente calibre, lo que terminó de consolidar el éxito de la intervención", ha explicado Pingarrón.

Después de tan solo 24 horas de vigilancia intensiva en la UCI y una semana de ingreso hospitalario una vez realizada la intervención, el paciente ha sido dado de alta con un pronóstico favorable, un recuperación que el equipo del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del citado hospital, cuyo jefe asociado es el doctor Antonio Alonso Benavente, seguirá conforme a protocolo durante los próximos meses.

Para leer más