19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 7 de junio de 2014

    Los hosteleros de Avenida de Brasil se unen contra la ZPAE porque "no es zona de saturación acústica"

    De los 75 establecimientos hosteleros que se distribuyen por la zona, sólo el 30% desarrollan su actividad en el horario nocturno

       MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

       Los hosteleros de la avenida de Brasil de Madrid se han unido y se han constituido en asociación empresarial para luchar contra la intención del Ayuntamiento de aprobar para el barrio una Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) similar a la Centro cuando la zona es arquitectónica y turísticamente muy distinta "y no está saturada acústicamente".

       La Asociación Empresarial por el Ocio y la Hostelería de la Zona de la avenida del Brasil, que engloba a los más importantes restaurantes y locales nocturnos del barrio, ya ha expresado al Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid y a la Junta del distrito su malestar por una medida que no ha sido solicitada por los vecinos ni los empresarios del barrio. "Ellos mismos dicen que el impacto del ruido aquí es moderado o bajo", apuntan.

       La noticia sobre la tramitación del expediente para la declaración de una nueva zona de Protección Acústica Especial, entre Azca y la avenida Brasil, que fue conocida por los vecinos y empresarios por la prensa a principios de año, provocó "gran sorpresa y preocupación" entre los empresarios de la avenida Brasil, Capitán Haya y la calle Orense, que han destacado que sus calles "no tienen nada que ver con los bajos de Azca, ya que los primeros tienen amplias zonas ocupadas por bulevares con poco tráfico y resulta tranquila".

       De hecho, no entienden por qué han querido unirles en una misma ZPAE a su zona con los bajos de Azca cuando, según han explicado, son tan distinto a nivel urbanístico como residencial, así como el tráfico rodado, el tipo de oferta hostelera y concentraciones de público, teniendo en cuanta las reyertas y peleas entre bandas latinas que se producen cada poco en la zona de la calle Orense cercana a Nuevos Ministerios.

       "Aquí viene gente a partir de 25 años, que disfruta de nuevos restaurantes, conciertos en directo y un ocio distinto al de Azca. Además, aquí muchos de los edificios son de oficinas y de noche no se molesta a nadie", ha señalado uno de los integrantes en la asociación.

       Además, ha apuntado que en la zona de la avenida de Brasil no existe una especial concentración de establecimientos de hostelería, "unos locales ya de por si afectados por la crisis al estar situados fuera del circuito turístico de Madrid".

    MÁS DE 2.000 FIRMAS Y REUNIÓN CON LA CONCEJAL DE DISTRITO

       Por eso, con estas circunstancias y con unos antecedentes de la ZPAE en el Centro que los empresarios del ocio nocturno consideran que "no ha servido para resolver ningún problema de ruido", los hosteleros de la avenida de Brasil se han organizado contra la amenaza de que una zona de protección acústica en el distrito de Tetuán incluya medidas restrictivas sobre horarios, terrazas y reformas "que suponga una nueva amenaza para la supervivencia de las pymes hosteleras".

       La organización ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas para movilizar el apoyo de los vecinos y del público, que ya durante la primera semana ha recogido 2.000 firmas.

       También mantuvieron una reunión el pasado día 21 con la concejala de distrito de Tetuán, Paloma García Romero, para transmitirle la "desproporcionalidad de la medida y la pérdida de actividad económica y de trabajo" que conllevaría su puesta en marcha. En este punto han aludido a que el 50 por ciento de los empleos creados en España en abril y el 33 por ciento de los de mayo son del sector hostelero.

       "Por desgracia, en esta reunión, en lugar de permitir aproximar posturas, permitió conocer al colectivo el desinterés de la concejala de saber la situación de la zona. A pesar de reconocer que no había un clima de denuncias vecinales ni botellón, se levantó de la reunión afirmando que 'los locales que cierren, ya abrirán en otra parte', lo que provocó el malestar de los empresarios", señaló la asociación.

       Ante este situación, la organización de hosteleros se ha dirigido a la Delegación de Medio Ambiente "para activar el proceso de diálogo que permita evitar un nuevo conflicto sobre la problemática del ruido y la obsesión municipal por pretender resolver esta problemática restringiendo la actividad de las empresas, pero sin adoptar medidas estructurales capaces de luchar contra el ruido".

    ANÁLISIS DE LA ZONA

       El perímetro de la avenida de Brasil, Orense y Capitán Haya (entre General Perón y Rosario Pino), es una zona amplia de cerca de 1,5 kilómetros de extensión en el que no se produce una especial concentración de establecimientos hosteleros, la distancia media entre establecimientos en más de 80 metros

       De los 75 establecimientos hosteleros que se distribuyen por la zona, apenas el 30 por ciento desarrollan su actividad en el horario nocturno. La mayoría de los restaurantes trabajan con clientela del barrio.

       El principal foco de ruido de este perímetro es el del tráfico rodado de la avenida Capitán Haya y la calle Orense, según destaca la asociación. "Se ataca contra los locales de ocio nocturno cuando el tráfico genera el 80 por ciento del ruido. Es una operación cosmética", destaca otro de los representantes de la asociación.

       En el resto de las calles, según han constatado con sonómetros, no suelen superar los 55 decibelios por la noche. De acuerdo con la normativa ambiental y la ordenanza del ruido, el Ayuntamiento sólo podría planes de actuación contra el ruido en el caso de que se superen los objetivos de calidad acústica.

       En cuanto al fenómeno del botellón y que ocupó alguno de los parques del bulevar hace 10 años, prácticamente ha desaparecido en los últimos años, y sólo se ven de vez en cuando algunos pequeños grupos. A ello ha contribuido la intensa presencia policial en la zona, tal y como destaca el presidente de la asociación, Javier Moyano.

       Un conocido empresario con varias décadas en la zona que también han querido destacar que gracias a restaurantes y salas de fiestas el ambiente que frecuentaba por el barrio se reconvirtió en la década de los 90, ya que hasta entonces contaba con numerosos clubes de alterne y prostitución.

    PROPUESTA DEL COLECTIVO EMPRESARIAL

       Por todo ello, el colectivo ha reclamado a la Junta de Tetuán y a la Delegación de Medio Ambiente la suspensión del ZPAE, que según el Ayuntamiento está en trámite, así como la actualización de las mediciones y de un amplio estudio acústico que permitan comparar la situación ambiental de este barrio con muchas otras zonas de la ciudad, "que permita ponderar la proporcionalidad de las medidas que se propongan llevar a cabo".

       De hecho, el presidente de la asociación, ha recordado que la situación urbanística del barrio, sin bulevares y con poco tráfico "hace que su situación acústica sea mucho más favorable que la mayoría de barrios de Madrid".

       "El caso de la avenida de Brasil es el mejor ejemplo de las paradojas con las que el Consistorio aplica la normativa acústica. La zona no es ruidosa y la principal causa de ruido es el tráfico. Si el Ayuntamiento cree necesario crear un ZPAE en el barrio, sería necesario convertir toda Madrid en una auténtica ZPAE porque de lo contrario la actuación aquí sólo puede considerarse arbitraria", ha concluido el presidente de la asociación.