3 de julio de 2020
29 de mayo de 2020

La izquierda llama a aumentar el apoyo a las asociaciones, "muros de contención" del hambre, con el rechazo de Vox

El 'no' anunciado hoy puede ser clave porque los acuerdos a alcanzar en los pactos deberán apoyarse por unanimidad para salir adelante

La izquierda llama a aumentar el apoyo a las asociaciones, "muros de contención" del hambre, con el rechazo de Vox
Cientos de personas sin recursos hacen cola en Aluche en busca de "una bolsa de comida". - EUROPA PRESS

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

Más Madrid y PSOE han coincidido en elevar la necesidad de aportar más recursos municipales a las asociaciones vecinales, "muros de contención" del hambre en Madrid ante las consecuencias de la Covid-19, con el rechazo de Vox.

La izquierda quiere incorporar a las redes solidarias vecinales en los pactos por el futuro de la ciudad. Lo han defendido en el pleno semipresencial de Cibeles, en el que no se ha votado el contenido de las propuestas sino la elevación de cada asunto planteado a las mesas de negociación que acabarán, si sale como está previsto, con un acuerdo el próximo 1 de julio.

El concejal de Más Madrid Nacho Murgui ha presentado una batería de propuestas a favor del asociacionismo empezando por su incorporación en los pactos porque "aportan un conocimiento imprescindible a pie de calle de la realidad en los barrios", unido al incremento del presupuesto de 2020 y 2021 con nuevas líneas de apoyo a incluir en el Plan Estratégico de Subvenciones de Coordinación Territorial y en el Plan Estratégico de Subvenciones de los Distritos.

Más Madrid aboga por reprogramar las actividades de fomento del asociacionismo suspendidas ampliando los plazos de ejecución y de justificación de las subvenciones concedidas; adaptar las obligaciones fiscales y tasas municipales a las asociaciones que se han visto afectadas por la reducción de actividades e ingresos, y prorrogar la cesión de los locales municipales que en este momento son objeto de convenios de cesión a asociaciones sin ánimo de lucro.

En esta línea, Más Madrid plantea que se identifiquen espacios municipales en desuso para su posterior cesión a entidades sin ánimo de lucro mediante procedimientos que garanticen la transparencia y la igualdad "porque de la supervivencia material de estas asociaciones depende la de centenares y miles de familias".

El edil ha concretado que en Madrid hay más de 6.000 personas voluntarias ayudando desde redes vecinales en los barrios. Con el mapeo hecho por la Federación Regional de Vecinos de Madrid (FRAVM) se concluye que hace un mes eran 58, un número de redes que no ha dejado de crecer. Repartían comida a un total de 5.828 familias (20.265 personas).

"En distritos como Usera, Villaverde, Puente y Villa de Vallecas, Latina o Carabanchel estas redes de solidaridad ejercen de auténticos muros de contención. Sin su ayuda, miles de familias no subsistirían", ha advertido Nacho Murgui, que ha descrito la situación por la que pasan, en busca de una bolsa de comida, perceptoras de la Renta Mínima de Inserción que completaban sus ingresos en la economía sumergida o la de personas cuyas empresas han recurrido a ERTE, que no han cobrado aún y que tampoco tienen ahorros porque sus salarios no se lo permiten.

"Estas redes invisibles se sostienen a base de muchas horas de trabajo, esfuerzo y vocación solidaria, pero también se sostienen gracias a los locales y a las estructuras que prestan las asociaciones sin ánimo de lucro de la ciudad", ha subrayado el concejal de Más Madrid.

Es decir, "esta solidaridad invisible tiene una base material que las instituciones están obligadas a apoyar". De lo contrario, "muchas de ellas no podrán seguir desarrollando una labor sin la cual, la ciudad puede estallar por las costuras".

En Más Madrid han reconocido "la excelente labor que hacen las trabajadoras y trabajadores de unos servicios sociales municipales que hoy están absolutamente desbordados, pero es necesario reconocer y apoyar el titánico esfuerzo que están haciendo estas redes de solidaridad".

PLAN DE FORTALECIMIENTO DEL TEJIDO ASOCIATIVO

El concejal socialista Pedro Barrero ha planteado elevar a las mesas de negociación de los pactos un plan de fortalecimiento del tejido asociaciativo con mesas de coordinación social en cada uno de los distritos de la ciudad.

Barrero ha valorado el trabajo de los servicios municipales esenciales pero ha indicado que requieren una "reforma integral y refuerzo". "Hay que reducir la burocracia para la solicitud de ayudas", sin obviar que los gobiernos local y regional "deben atender de manera urgente las necesidades alimenticias, de salud y habitacionales de la población".

El concejal socialista también ha puesto el acento en que "los fondos de las asociaciones son limitados" y necesitan ayuda del Ayuntamiento para poder seguir atendiendo a la ciudadanía. Para eso es necesario "coordinación con las entidades", "criterios de actuación comunes" y que los vecinos y vecinas sepan dónde acudir y qué asistencia pueden solicitar, con el liderazgo de las Juntas Municipales de Distrito.

El plan del tejido asociativo propuesto indica que deben continuar las convocatorias de subvenciones programadas, prolongar la cesión de espacios y locales y conceder ayudas de carácter excepcional.

VOX QUIERE TRANSFORMAR 3 MILLONES DE EUROS EN 6.782 COMIDAS DIARIAS

El 'no', a priori, de estas propuestas ha venido de Vox, rechazo que puede ser clave para tumbar las iniciativas a favor del asociacionismo dado que los acuerdos a alcanzar entre los grupos deberán apoyarse por unanimidad para salir adelante.

Ha sido el concejal de Vox Pedro Fernández quien ha hecho un llamamiento a "poner en un segundo plazo las subvenciones de fomento al asociacionismo" y adelantar como prioridad las "entregas de comida diaria a familias vulnerables" con cargo a recursos públicos.

El edil, echando mano de los cálculos de la Plataforma de Colegios Públicos, ha cifrado entre 1,50 y 1,60 euros el coste de un menú equilibrado diario. Ante eso ha propuesto destinar los 3 millones de partidas presupuestarias dedicadas a la participación ciudadana a las 6.782 comidas que podrían darse con ese dinero en un año. "Eso sí es política social", ha defendido.

Vox plantea que las ayudas a la alimentación las dé directamente el Ayuntamiento, "sin intermediarios", esto es, sin asociaciones vecinales por medio. Y para ello abogan por eliminar las convocatorias de subvenciones al fomento del asociacionismo y revisar las nominativas con el fin de dedicar ese dinero "a necesidades urgentes".

Para leer más