23 de septiembre de 2019
21 de julio de 2014

Lissavetzky asegura que éste será el verano "más sucio de Madrid" porque hay 2.000 trabajadores menos para limpieza

Lissavetzky asegura que éste será el verano "más sucio de Madrid" porque hay 2.000 trabajadores menos para limpieza
EUROPA PRESS

MADRID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

El portavoz municipal del PSOE, Jaime Lissavetzky, ha denunciado este lunes que el servicio de recogida de limpieza viaria en la ciudad cuenta "con 2.000 trabajadores menos en la calle" y ha asegurado que este verano es el "más sucio" de Madrid.

Así lo ha manifestado tras visitar la plaza Jacinto Benavente junto a los concejales socialistas Pablo García-Rojo, Gabriel Calles, Marisa Ybarra y Ruth Porta, donde ha criticado la reducción de plantilla y medios que, a su juicio, acarrea los nuevos contratos integrales que ha impulsado el equipo de Gobierno municipal.

Lissavetzky ha señalado que la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha querido hacer un "milagro" consistente en que tener la ciudad "más limpia" con "muchos menos recursos", algo que "nadie se cree". En este sentido, ha aseverado que los nuevos contratos integrales han reducido un 12 por ciento de plantilla.

Como ejemplo de su postura, el portavoz municipal del PSOE ha recordado la huelga de limpieza viaria que se produjo el año pasado en la ciudad y ha lamentado el descenso de recursos para este concepto, puesto que el dinero que abona el Ayuntamiento a las empresas es de 201 millones este año cuando hace dos llegada a los 263 millones.

También ha apuntado que los trabajadores sufren "alta precarización" en sus condiciones laborales porque están sometidos a un ERTE. En consecuencia, afirma que "cuando hay menos trabajadores la ciudad está más sucia" y aún resta el final de julio y agosto.

Por otro lado, sostiene que ahora se baldean las calles principales de Madrid una vez a la semana, las secundarias dos veces a la semana, hay menos frecuencia en la recogida de papeleras y que "prácticamente no se recogen las hojas" que desprenden los árboles.

A su vez, Lissavetzky ha censurado el sistema para controlar los criterios de calidad recogidos en los contratos al entender que son las propias empresas las que ejercen un "autocontrol" mientras el Consistorio envía a inspectores para comprobar si la situación se ajusta a lo que dicen las concesionarias. Por ello, ha puesto un símil futbolístico al decir que si fuera un partido de fútbol sería "como arbitrarse a sí mismo".

DEJA COMPETENCIAS PRINCIPALES "EN MANOS PRIVADAS"

En este sentido, ha apuntado que la situación de menor limpieza afecta a los vecinos y tiene una repercusión negativa en la actividad turística. También ha dicho que esta situación de reducción de medios se aprecia en el cuidado del arbolado y que se han registrado 10 incidentes de caídas de ramas o troncos en los últimos tres meses.

Finalmente, Lissavetzky ha acusado al Ayuntamiento de dejar competencias fundamentales (como educación infantil, el cuidado de mayores o la limpieza viaria) a "manos privadas" y se ha preguntado para qué se quiere entonces una Junta de Gobierno municipal si son "las grandes empresas las que hacen y deshacen" en Madrid. Por ello, ha dicho que se le paga a Ana Botella por "ser alcaldesa y no por pasar la responsabilidad a los demás".

Para leer más