19 de mayo de 2019
  • Sábado, 18 de Mayo
  • 19 de enero de 2010

    La llegada de turistas a la ciudad de Madrid se redujo un 3% el año pasado frente al 8,7% de disminución nacional

    Las perspectivas para 2010 apuntan a un "crecimiento moderado del número de viajeros a nivel mundial de entre el 1 y el 3 por ciento"

    MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La llegada de turistas a la ciudad de Madrid se redujo durante el año 2009 en un 3 por ciento con respecto al ejercicio anterior, una cifra que se mantiene por debajo del 8,7 por ciento de retroceso del turismo a nivel nacional y del 5 por ciento internacional.

    Así lo aseguró hoy el delegado de Economía y Empleo del Ayuntamiento de la capital, Miguel Ángel Villanueva, durante la inauguración de la Conferencia Iberoamericana de Ministros y Empresarios de Turismo 2010, un encuentro que celebra su XIII edición en el ámbito de Fitur.

    Y es que entre enero y agosto el turismo internacional llegó a reducirse en un 7 por ciento, según el Barómetro de la Organización Mundial del Turismo (OMT), si bien durante los últimos meses del año se moderó considerablemente el ritmo de caída, hasta el punto de que las estimaciones del organismo hablan que el año se cerró con un descenso del 5 por ciento.

    A nivel local, las cifras municipales apuntan a una disminución del número de visitantes recibido por la ciudad "considerablemente menor que el descenso que se ha producido a nivel internacional y a nivel nacional", según Villanueva, que apuntó que "mientras que a nivel internacional se habla de un descenso del 5 por ciento y a nivel nacional, del 8,7 por ciento, en Madrid se hablaría de un descenso del entorno del 3 por ciento".

    Además de la crisis, para Villanueva estas cifras tienen su explicación en otros factores como la pandemia de la gripe A y los problemas del terrorismo, fenómenos que no han evitado que, "sin embargo, se pueda hacer un balance razonablemente satisfactorio".

    Además, las perspectivas para 2010 apuntan a un "crecimiento moderado del número de viajeros a nivel mundial de entre el 1 y el 3 por ciento", por lo que Villanueva manifestó cierto "optimismo" de cara a este ejercicio.

    En cualquier caso, el edil aseguró que "2010 tampoco será un año fácil" ya que durante los próximos meses habrá que "afrontar importantes retos" que pondrán a prueba la capacidad de las autoridades españolas para "ejercer sus responsabilidades".

    Así, el primer reto será consolidar las expectativas de crecimiento a la par que se "articulan, de forma coordinada y huyendo de cualquier tentación proteccionista, las medidas y reformas que sean necesarias para consolidar un escenario que plantee un futuro de crecimiento económico sostenido y razonable".

    Otro reto será, "por desgracia, el asunto de la seguridad, que ha cobrado un protagonismo inusitado a nivel internacional tras los últimos acontecimientos". "Sin embargo, sabemos que la mejor manera de afrontar este reto, debe pasar por la reflexión y el debate sosegado", apostilló Villanueva, quien exigió as los responsables en la materia "un plus de responsabilidad y prudencia antes de adoptar decisiones que puedan generar distorsiones indeseadas".

    OPORTUNIDADES DE FUTURO

    "Me gustaría llamar la atención acerca de la oportunidad que nos brindan situaciones como la que atravesamos de cara a reflexionar sobre el papel que el turismo juega en nuestras economías. Las especiales circunstancias en que nos encontramos, debieran aprovecharse como una oportunidad para revisar errores del pasado y corregirlos", consideró el concejal.

    A su parecer, la crisis económica, el cambio climático, el terrorismo y los nuevos hábitos de consumo obligan a reconsiderar los patrones de desarrollo turístico.

    Además, se han venido produciendo cambios en los hábitos de consumo y en los flujos mundiales de viajeros que "aportan una información útil a la hora de abordar estas reflexiones", al confirmar la "buena salud" de segmentos tradicionales como el turismo urbano de fin de semana.

    "Nos indica que una parte creciente de la población prefiere dividir sus vacaciones en periodos más cortos y que, en momentos de incertidumbre, ofrecen una alternativa interesante a viajes más caros", interpretó Villanueva, alegando a continuación que "el turismo rural muestra que hay aún recorrido para nuevos productos".

    Finalmente, alegó que "estos elementos deberían ayudar a los gestores públicos a pensar dónde se quiere poner el esfuerzo, qué modelo de desarrollo se quiere incentivar en colaboración con el sector privado, y cuáles son las estrategias de promoción más adecuadas para ello".