18 de febrero de 2020
1 de junio de 2018

Más de una veintena de expertos analiza por primera vez cuál sería la conservación óptima del Templo de Debod

El Ayuntamiento tiene previsto elaborar un informe para otoño sobre el futuro del monumento

Más de una veintena de expertos analiza por primera vez cuál sería la conservación óptima del Templo de Debod
AYUNTAMIENTO DE MADRID

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

Más de una veintena de expertos nacionales e internacionales han participado este viernes en el encuentro 'El templo de Debod y su conservación', que ha tenido lugar en el CentroCentro y que supone el primer encuentro de profesionales sobre la conservación del Templo de Debod.

Arquitectos, egiptólogos, investigadores de CSIC, arqueólogos y catedráticos de diferentes universidades europeas, restauradores, conservadores de patrimonio y direcciones de museos, entre otros, han presentado en diferentes ponencias sus "aportaciones", según ha informado el Ayuntamiento de Madrid en un comunicado.

Con los datos recogidos a raíz del congreso, el Consistorio encargará la elaboración de un informe, que se prevé esté listo en el próximo otoño, y que permitirá sacar conclusiones sobre el estado del monumento y decidir las soluciones más adecuadas para su futuro.

La directora general de Museos, Bibliotecas y Archivos, Belén Llera, ha destacado que "por primera vez se reúnen expertos en arquitectura, arqueología y egiptología para estudiar conjuntamente cuál sería la situación óptima de conservación y divulgación del Templo de Debod", en una jornada que supone "el primero de los pasos para la celebración, en 2020, del 50 aniversario de la llegada a Madrid Templo Debod".

En esta misma línea, la directora general de Intervención en el Paisaje Urbano y el Patrimonio Cultural, Marisol Mena, ha señalado que el Ayuntamiento quiere llegar a esta celebración "conociendo cómo ha vivido dicho monumento en esta ciudad, reflexionando junto a expertos sobre su conservación y conociendo las alternativas más óptimas para su futuro".

SE BARAJA CUBRIR EL TEMPLO

Entre las diferentes soluciones que esta jornada y otras actuaciones ayudarán a decidir figuran la conveniencia de que continúe al aire libre o que se cubra, y en qué condiciones, según ha indicado el Ayuntamiento.

"Las reflexiones deben ser multidisciplinares, desde el punto de vista de restauración, mantenimiento, paisajísticas, arquitectónicas, arqueológicas e históricas sobre este monumento único y emblemático en nuestra ciudad, que ya forma parte del imaginario colectivo y patrimonio de los madrileños", ha señalado Mena.

Durante esta jornada, dirigida a especialistas y celebrada en CentroCentro, se ha reflexionado "en torno al papel de la arquitectura histórica en la sociedad actual", y se han analizado "las mejores soluciones de conservación para el Templo de Debod, desde la evaluación y el análisis de distintas propuestas realizadas en España, Grecia, Italia, Francia, Alemania o Estados Unidos".

Se han expuesto, además, los datos científicos que facilita la reciente monitorización del monumento, para saber cuáles son los principales agentes de deterioro del templo. En concreto, un experto en el sistema de monitorización MHS ha presentado los datos de las prospecciones con georradar del subsuelo, datos que deberán analizar expertos en la materia para obtener las conclusiones que se incluirán en ya citado informe diagnóstico del templo.

El Templo de Debod, incluido en el catálogo de Monumentos Públicos y Elementos Urbanos singulares y en la red de museos municipales, es un templo egipcio del siglo II a. d C que fue instalado en 1970 en Madrid, en la Montaña de Príncipe Pío, zona que estuvo ocupada por el Cuartel de la Montaña, donde se produjo un sangriento episodio durante la Guerra Civil Española, y se abrió al público en 1972.

El monumento fue donado a España por el gobierno egipcio para evitar que quedara inundado tras la construcción de la gran presa de Asuán y fue transportado a la ciudad de Madrid, donde fue reconstruido piedra a piedra y abierto al público en su actual ubicación en 1972.

Su construcción la inició a comienzos del siglo II a. C. el rey de Meroe Adijalamani, quien dedicó una capilla a los dioses Amón e Isis, que está decorada con relieves. Posteriores reyes de la dinastía ptolemaica construyeron nuevas estancias alrededor del núcleo original. Tras la anexión de Egipto al Imperio Romano, los emperadores Augusto, Tiberio y, tal vez, Adriano, culminaron la construcción y decoración del edificio.