23 de octubre de 2020
20 de diciembre de 2010

La mendicidad en la población del Gallinero aumenta tras las últimas redadas contra el tráfico ilegal de cobre

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

La práctica de la mendicidad entre la población del asentamiento chabolista del Gallinero, en la Cañada Real Galiana, ha aumentado en los últimos meses como consecuencia de las últimas operaciones policiales contra el robo de cable de cobre, que han acabado con muchos hombres detenidos y que ha obligado a sus mujeres a volver a pedir para mantener económicamente a su familia.

Así lo ha explicado la representante de la Asociación El Fanal, encargada del desarrollo e integración de colectivos marginados, Paloma Jover, durante la Comisión de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio celebrada este lunes en la Asamblea de Madrid, y centrada en la jornada de hoy en la parte social de la Cañada Real.

No obstante, ha señalado que la utilización de bebés entre este colectivo, la gran mayoría de etnia gitana rumana, ha ido disminuyendo y prácticamente ha desparecido. Así y todo, ha mostrado su preocupación por los niños más mayores, por si "situación complicada", por el gran absentismo escolar y por el hecho de que se conviertan en padres a edades muy tempranas.

"Hay una exclusión de entrada y es residencial. Los menores escolarizados son transportados y algunos niños, que están en centros no públicos, como tienen que volverse en autobús con el resto hay horas que no pueden ir a clase. Es una exclusión y agresión a esos menores. No están en igualdad de oportunidades porque no pueden asistir a actividades extraescolares y fiestas", ha agregado.

Respecto al absentismo escolar, Jover ha explicado que entre el colectivo magrebí prácticamente no existe, entre la población gitana normalizada se ha ido reduciendo, en el Gallinero "se va paliando poco a poco", mientras que en la zona de venta de drogas es donde más dificultades existen.

"Nos tiene muy preocupados. Hay que hacer trabajo integral con la familia. Últimamente están yendo orientadores para evaluar de manera objetiva lo que allí ocurre y mujeres gitanas españolas que actúan como mediadores, y que están dando buenos resultados, y que queremos que sigan pese a los recortes. También hay que luchar contra los prejuicios de que si se pierde una goma en el colegio, las primeras mochilas que registran son las del kilómetro 14", ha afirmado.

EXCLUSIÓN DE GÉNERO Y VENTA DE DROGAS

El Fanal interviene principalmente en el sector VI de la Cañada Real, con una población mayoritariamente magrebí, y elabora actividades de formación y ocio para esta comunidad. No obstante, Jover ha señalado que en la zona "no existe ninguna alternativa de ocio fuera de estas entidades" y las personas que allí viven sólo cuentan con un pequeño campo de fútbol para hacer deporte.

Asimismo, ha denunciado que en la vía pecuaria también se produce exclusión de género. Así, la representante de la asociación ha afirmado que mientras los hombres van andando y en bici pueden llegar a Rivas a distraerse, "las niñas, por las variables culturales, no pueden ir en ningún caso". "Se produce un aislamiento social de las mujeres que, sin hablar el idioma y sin carné de conducir o coche ni siquiera pueden moverse para comprar, ir a médico o para los servicios sociales y dependen de un hombre que las lleve", ha agregado

Por otro lado, Jover ha apuntado que hay diferentes situaciones socioeconómicas en la Cañada Real pero que, debido a la crisis económica, estas situaciones "se están igualando por abajo". "Mucha de la población marroquí que antes trabajaba en al Construcción mayoritariamente ha perdido el empleo", ha dicho.

Otra de las preocupaciones de la ONG es la venta de drogas en la Cañada Real. Así, la portavoz de El Fanal ha indicado que los puntos de venta de estupefacientes "están empezando a subir" y ha defendido medidas preventivas contra este problema. Sin embargo, critican que la frecuente Policía que se traslada a la zona les dificulte su trabajo.

"Como tenemos que ir en coche, que suelen ir llenos de barros, ocurre casi todos los días que nos para la Policía para pedirnos documentación. Les hemos pedido que, por favor, nos den alguna identificación y nos han dicho que no", ha apostillado.

EMPEZAR "CUANTO ANTES" Y "SIN MIEDO"

También intervino en la Comisión de Medio Ambiente Joaquín Pérez, coordinador de Cruz Roja Española en la Comunidad de Madrid. Su análisis parte de las diferentes realidades y grupos de personas que viven en la Cañada Real Galiana y de las dificultades de su población de acceso al trasporte público, a la Sanidad, Educación y a los servicios sociales de una forma normalizada.

Por ello, además de mostrarse en contra de las situaciones delictivas en la Cañada, ha proclamado 'tolerancia cero' contra el absentismo laboral, contra la falta de recursos sanitarios y contra todas las situciones "que denigren a las personas". "Sabemos que el camino es complicado, pero si no se empieza desde ahora, llegaremos más tarde. No es una intervención de llegar y ponerse a hacer cosas. Coordinando esfuerzos podemos solucionarlo", ha dicho.

Por su parte, el representante de Cáritas Madrid, que también trabaja en las zonas más deprimidas de la vía pecuaria, Javier Hernand, ha expuesto como problemas principales de la Cañada Real la venta de drogas, "con naves enteras dedicadas al consumo", el negocio ilegal del cable, pero además "la especulación" de algunos de los que en su momento ocuparon ilegalmente el terreno con este fin.

Asimismo, participó en la Comisión la decana del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM), Paloma Sobrini, que ha explicado las diferencias entre el carácter demanial y patrimonial de la Cañada Real y las diversas situaciones en las que se encuentran las construcciones asentadas en la zona, que van desde las chabolas hasta edificaciones residenciales. A pesar de reconocer que el problema es "complejo", ha apostado por acometerlo "sin miedos", puesto que, a su juicio, si no se actúa correría el riesgo de enquistarle.

LA OPINIÓN DE LOS POLÍTICOS

En el turno de los representantes políticos, la diputada del PP Elena Utrilla ha señalado que la política administrativa llevada a cabo hasta el momento en la Cañada ha sido "incapaz" de solucionar el problema y, por eso, ha apostado por una solución "realista" en la que estarían integradas todas las Administraciones. Por otro lado, se mostró preocupada por el problema de la mendicidad y el del absentismo escolar y criticó al PSOE por "querer sacar tajada" de esta problemática que, a su juicio, no entiende de partidos.

Por su parte, el parlamentario regional del PSOE, ha aludido en varias de sus intervenciones al informe del Defensor del Pueblo sobre la Cañada Real. Según ha explicado, en dicho estudio se critica la "falta de voluntar" por parte de la Comunidad para solucionar el problema social "a pesar de tener instrumentos para ello". Además, ha calificado de "paripé" del Gobierno buscar opiniones sobre la vía pecuaria cuando el plazo de enmiendas está cerrado y que "dé la callada por respuesta" sobre la resolución del problema.

Por último, la diputada de IU Carmen Pérez Carvallo ha defendido "medidas de actuación directa" para combatir la marginalidad, la desestructuración y las condiciones de "infravida" por la que pasan muchos de los habitantes de la vía pecuaria. Una medidas que, a su entender, deben complementarse con otras de prevención evitando igualmente "actuaciones policiales desproporcionadas, que generen situación de pánico, en las que paguen justos por pecadores, y que pueden estar creando un foco de resentimiento social".