15 de septiembre de 2019
  • Sábado, 14 de Septiembre
  • 17 de octubre de 2009

    Metro cumple hoy 90 años con 284 kilómetros de red, 294 estaciones y la petición de que abra las noches de fin de semana

    MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Metro de Madrid cumple hoy 90 años siendo el cuarto suburbano del mundo con la red más amplia (284 kilómetros) por detrás del de Nueva York, Londres y Moscú; con 294 estaciones (la tercera en el ranking) y con la petición de los usuarios de que el suburbano permanezca abierto toda la noche durante los fines de semana.

    Cuando apareció el Metro en Madrid en 1919, la región contaba entonces con 600.000 habitantes. Hoy, nueve décadas después, Metro transporta diariamente a más de dos millones y medio de viajeros, de los cuales, según los últimos datos de 2007, el 58,3 por ciento son mujeres y el 41,7 por ciento, hombres.

    La primera línea de Metro contaba con ocho estaciones y una longitud de 4 kilómetros. A día de hoy ya llega a doce municipios de la región, como Getafe, Leganés, Móstoles, Fuenlabrada, San Sebastián de los Reyes o Alcobendas y el 76,7 por ciento de la población de la Comunidad de Madrid tiene una estación de Metro a 600 metros de su casa.

    Tras los sucesivos planes de ampliación ejecutados desde 1995, se ha hecho el esfuerzo de mejorar su accesibilidad y a día de hoy es la red que mayor número de escaleras mecánicas tiene (1.619 escaleras) seguida de lejos por el metro de Moscú (598) y el de París (504). También es la primera en número de ascensores instalados (458).

    Entre todas las ampliaciones, no ha cesado de repetirse entre los usuarios, sobre todo, los más jóvenes (casi la mitad de los clientes), la petición de que el suburbano permanezca abierto las noches del viernes y el sábado como medio de transporte más eficaz en la capital madrileña.

    Con el respaldo de asociaciones de usuarios e, incluso, hasta un grupo en 'Facebook' apoyando la moción, la respuesta de la Consejería de Transportes de la Comunidad siempre ha sido la misma. La última vez, este verano, el responsable del ramo, José Ignacio Echeverría, explicó que suponía un coste importante y que ya existía el Buhómetro, autobuses de la EMT que hacen el mismo recorrido que las líneas del metropolitano.

    NUEVOS PROYECTOS

    Actualmente y pese a la crisis, el Gobierno regional tiene en marcha varios proyectos para seguir avanzando, como la prolongación de la línea 11 desde La Peseta al Barrio de la Fortuna en Leganés, la de la línea 2 desde la Elipa a las Rosas, la de la línea 9 desde Herrera Oria a Mirasierra así como las nuevas cocheras de línea 2.

    Además, la compañía sigue apostando por las últimas tecnologías y proyectos en I+D+i: la catenaria rígida de la línea 6, el Vehículo de Auscultación de Instalaciones, simuladores de conducción o el sistema de señalización CBTC, que permite aumentar la capacidad de transporte hasta en un 30 por ciento.

    Y es tal el impacto que tiene en el extranjero que son muchos los técnicos internacionales que viajan a Madrid para conocer de cerca la manera de trabajar de Metro. Los últimos, procedentes de EEUU. En concreto, el responsable del suburbano en Denver (Colorado) Matt Cohen, explicó a Europa Press que lo que más le había llamado la atención de Madrid era su sistema "extremadamente extensor".

    "La Red está conectada de tal forma que las futuras necesidades, aparentemente se pueden implementar con gran facilidad y está tan bien integrada que es muy fácil de recorrer", apuntó el estadounidense quien señaló que ha viajado en los sistemas de otras ciudades europeas como Londres, París o Munich y que "es el mejor que jamás" ha visto.

    También se quedó sorprendido con las estaciones que visitó, como la de Chamartín o Nuevos Ministerios, a las que calificó de "espectaculares". "Los espacios son diáfanos y amplios... y estoy particularmente impresionado por el esfuerzo realizado en hacerlas amigables", añadió.

    Preguntado por qué aplicaría de Metro de Madrid a su sistema, Cohen apuntó que le gustaría coger el modo de hacer que el proyecto que se pone en marcha esté a disposición de los viajeros mucho antes de lo que se tarda en su país. "El proceso de planificación es mucho más fluido que el existente en Estados Unidos", añadió a la vez que subrayó la "habilidad" de finalizar los proyectos al menor coste.