31 de marzo de 2020
17 de marzo de 2008

Padres de Palacio Valdés temen que la Consejería especule con el centro y seguirán encerrados hasta dar con una solución

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los padres del colegio público Palacio Valdés, que llevan cuatro días encerrados en las instalaciones del centro del Paseo del Prado, aseguraron hoy que temen que el Gobierno regional quiera especular con los terrenos en los que está situada la escuela y anunciaron que seguirán encerrados hasta que encuentren una solución.

La representante de los padres, María Amate, indicó que "aunque haya opiniones diversas, viendo lo que está haciendo la Comunidad de Madrid en los colegios públicos, es muy probable que haya algo más".

"Si vemos la zona donde está el colegio, con el Caixa Forum recién inaugurado y lo que está haciendo la presidenta regional, Esperanza Aguirre, es lo que cuadra", señaló Amate haciendo referencia a que los padres no descartan que la Consejería de Educación quiera privatizar el centro.

Los padres criticaron que sus hijos tengan que ir al colegio Arroyofresno, en el distrito madrileño de Fuencarral-El Pardo, "muy lejos de donde están ahora", mientras duran las obras de remodelación de la escuela.

La representante de los progenitores explicó que el centro es "prioritario" con el 96 por ciento de la población inmigrante, y consideró que la Consejería "debería tratarlo como tal". "Aunque parece que los prioritarios son sólo los centros privados", apostilló.

Por su parte, los padres se negaron al traslado de los niños hasta el centro de Fuencarral porque "supone más de dos horas de transporte diario entre ida y vuelta, la reducción de las horas lectivas, el incremento del tiempo fuera de casa y la perdida de actividades de ocio después de las comidas".

Además, Amate señaló que "la jornada se reduce de 9.30 horas a 14.30 horas, que los niños no llegarían al barrio hasta las 15.15 horas y que los que no se quedan a comedor, no podrán comer hasta las 15.30 horas como muy pronto".

"Estos niños están acostumbrados a comer a las 12.30 horas, con lo que estos cambios supondrían un desequilibrio total en sus hábitos alimenticios", apuntó.

Por su parte, los padres denunciaron que las actividades extraescolares pasarían a desarrollarse en el CEIP Menéndez Pelayo, aunque de momento, no tienen confirmadas "ni las actividades ni la organización".

Asimismo, criticaron la falta de "transparencia informativa y la arbitrariedad de la Comunidad de Madrid en todo el proceso" y volvieron a pedir la postergación de las obras hasta la finalización del curso para que el traslado del colegio "se haga respetando todos los derechos de los niños".

Además, Amate denunció que el nuevo colegio, que tendría que albergar a los 330 alumnos de Palacio Valdés sólo le ofrece 18 aulas, mientras que en el actual cuentan con más de 20.

La portavoz de los padres explicó que a comienzo de curso pensaban que iban a ir al centro Miguel Hernández en Latina, más cercano a la zona pero que ahora éste está ocupado por los alumnos del colegio Sagrado Corazón (Chamartín), que se derrumbó estas navidades. Además, apuntó que "sería mejor hacer el traslado en septiembre porque habría más centros vacíos, entre ellos el Miguel Hernández".

Las obras tiene un proyecto de ejecución de 8 meses y después volverían al centro que tiene más de 70 años de antigüedad y que las únicas remodelaciones han sido "pequeños parches realizados durante los veranos".

El presidente de la FAPA Giner de los Ríos, José Luis Pazos, explicó que apoyarán todas las reivindicaciones porque son "lógicas, justas y pueden ser satisfechas sin ningún problema desde la Consejería". Además, subrayó que no comparten que la Comunidad de Madrid "tenga una doble vara de medir los colegios públicos y concertados o privados".

A su juicio, "los colegios públicos tienen los mismos derechos que los privados y es de recibo que tengan el mismo trato". "Existen alternativas y si la Consejería no toma una decisión decente, es porque no quieren, no porque no puedan", aseveró.

Por su parte, la portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Socialista, Fátima Peinado, señaló que ese problema "lo ha generado la Consejería y pidió a la titular del ramo, Lucía Figar, que "dé su brazo a torcer para que no ocurra lo mismo que pasó con la escuela Valle de Oro" de Carabanchel.

Según Peinado, es "fundamental que escuchen a los padres y den una respuesta rápida". "Que busquen un centro más cercano o que comiencen las obras en verano para que los niños puedan terminar el curso en su centro", apostilló.

Mientras, la portavoz de Educación de IU en la Asamblea, Eulalia Vaquero, aseguró que "se necesita una solución de manera inmediata" y denunció que "la Consejería no se haya reunido todavía con los padres para explicar las razones posibles y buscar una solución"."No se entiende que haya distintas varas de medir y se dé un tratamiento tan distinto a unos y a otros", señaló.

Los padres también se concentraron hoy en la plaza situada enfrente del Caixa Forum vestidos de riguroso luto "porque estaban enterrando los derechos de sus hijos", mientras que los más pequeños hacían una cadena humana reivindicando el apoyo de la comunidad educativa.

De momento, los padres se reunirán a las 9.00 horas de mañana con el director de arrea territorial, Bonifacio Alcañiz, y mientras tanto, volverán a pasar otra noche encerrados en el gimnasio del Paseo del Prado, donde con colchonetas y sillas han improvisado una pequeña sala de estar.

La fachada del colegio está repleta de carteles en los que se lee 'No al traslado', 'No a Arroyofresno' , 'Queremos que el traslado sea a final de curso' o 'No somos marionetas'.