29 de mayo de 2020
23 de enero de 2008

Parques, dotaciones deportivas y hasta una playa ocuparán el espacio liberado por el soterramiento de la M-30

El acerado, iluminación y pasarelas peatonales y funcionales son el objetivo a terminar a lo largo de 2008 Entre febrero y abril se someterá el Plan Especial Madrid Río a un proceso de consulta pública

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

Parques, dotaciones deportivas, un jardín lineal y hasta una playa urbana serán algunos de los elementos que ocuparán las 820 hectáreas de espacio liberado por el soterramiento de la M-30 tal y como recoge el Plan Especial Río Manzanares presentado hoy por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, proyecto que se prevé esté finalizado en 2011.

Acompañado por los delegados cuyas áreas de Gobierno intervienen en la realización de este plan, por los concejales de los distritos afectados (Moncloa, Centro, Arganzuela, Latina, Carabanchel y Usera), por el portavoz de IU, Ángel Pérez, y por el responsable socialista de Urbanismo, Pedro Sánchez, Gallardón subrayó que "ésta es una oportunidad de geografía urbana, pero también moral y social porque no se actúa en el rico norte sino donde más se necesita".

"El río estaba desapareciendo, escondido, secuestrado, pero ahora tenemos más recursos para construir un espacio que mejore la calidad de vida de toda la ciudad", explicó Gallardón durante el acto celebrado en el Matadero de Madrid.

Así, tras la primera fase del proyecto 'Madrid Calle 30', en la que se produjeron los trabajos "más caros y más molestos para los vecinos" de soterrar la vía de circunvalación de la capital, comienza ahora el periodo para 'vestir' la superficie que ha quedado liberada.

Durante 2008, se trabajará en la margen derecha del río, en la que se encuentra la Casa de Campo o la glorieta de Marqués de Vadillo, "posicionando el Manzanares en el centro de la ciudad, equilibrando los barrios y generando un modelo verde que incluya todos los parques del entorno", puntualizó el arquitecto Ginés Garrido.

En este sentido, se prevé el cierre de seguridad de la zona durante los trabajos, la demolición de la pontona junto al tramo del salón de pinos ya existente, la instalación de 224 columnas de alumbrado público, la hidrosiembra de 200.000 metros cuadrados de terreno con dos tipos de flores para evitar las filtraciones y el aspecto árido del ámbito y la adecuación y limpieza de los bordes del río.

Asimismo, durante los próximos doce meses se deberán ejecutar las calzadas y aceras en la margen derecha, y se construirán tres pasarelas peatonales, el Puente del Rey, el Puente Oblicuo y la Pasarela Peatonal en 'v', que con un presupuesto de algo más de 5 millones de euros unirán ambos lados del río. Por último, se instalarán las pasarelas peatonales al norte y sur del puente de Toledo para, con 2,1 millones de euros, poder llevar diferentes servicios a los barrios del otro lado del Manzanares.

Por último, esta fase del Plan Especial incluye la extensión del salón de pinos desde la Avenida de Portugal hasta el Puente de San Isidro, algo que se prevé ocurrirá entre junio y diciembre y que costará 17,5 millones de euros.

OBRAS HASTA 2011

Sin embargo, el Plan Especial Madrid Río no acaba ahí, ya que está previsto que las obras no finalicen hasta 2011. En ese tiempo, se actuará sobre cinco ejes diversos con 142 propuestas concretas, tal y como explicó el alcalde.

Así, se adecuarán los bordes para recuperar los cajeros del río y para limpiar el cauce, que junto con la construcción de 13 kilómetros de nuevos colectores y de 27 estanques de tormenta permitirá la creación de una playa junto al futuro Parque de Arganzuela.

Para unir ambas orillas, se construirán y remodelarán hasta 23 pasarelas peatonales y ciclistas, y se recuperarán los puentes históricos, lo que unirá la ciudad con la Casa de Campo tras la separación histórica que causaba la M-30.

Por otra parte, todo el ámbito contará finalmente con un paseo verde de 6 kilómetros de largo y 25 metros de ancho en la ribera occidental, en la que se creará un carril bici, zonas infantiles, espacios para mayores, kioscos y veladores.

Además, se plantarán 26.263 árboles en los 3,2 millones de metros cuadrados de zonas verdes que resultarán finalmente, y en total en ellos habrá 11 zonas infantiles, seis espacios para mayores, 30 kilómetros de carril bici y 253.601 metros cuadrados para uso deportivo, con 43 pistas nuevas y un embarcadero para remo.

Por último, el proyecto contempla la urbanización de las calles que dan al río, ampliando aceras, abriendo calles y renovando el mobiliario. En esa zona se construirán hasta 9 aparcamientos para residentes con 4.303 plazas, y se fomentará la rehabilitación de 4.000 viviendas.

CONSULTA PÚBLICA

Por último, el regidor capitalino hizo referencia a la necesidad de colaboración popular para terminar el proyecto. "Una vez que se apruebe inicialmente el Plan Especial en la Junta de Gobierno se abrirá un periodo de información pública de dos meses, entre febrero y abril", informó.

Durante ese tiempo, se espera que ciudadanos y grupos políticos participen aportando comentarios y propuestas al proyecto, por lo que además de usar la web municipal y tres puntos de información, el Ayuntamiento iniciará una campaña de presentación del Plan a Consejos Territoriales, asociaciones de vecinos y colegios profesionales.

En este sentido, Gallardón subrayó que "hubo una discrepancia por parte de la oposición con el proyecto Madrid Calle 30, pero no la ha habido con relación a la remodelación del río", algo que valoró muy positivamente.

"Este proyecto es fascinante, perdurará probablemente siglos y afectará no sólo a nuestros vecinos de hoy, sino también a los de mañana, por lo que hay que realizarlo con responsabilidad y entre todos", apostilló el primer edil.

En este sentido, el concejal socialista Pedro Sánchez aseguró que su Grupo municipal estudiará "a fondo" el Plan Especial, que parece "razonable". "Por supuesto, estamos abiertos a la negociación, a la participación, ya que hablamos de un proyecto que trasciende la presente legislatura y deseamos que cuente con el concurso político y social de toda la ciudad", añadió.

Por su parte, el portavoz municipal de IU, Ángel Pérez, prefirió esperar a "analizar la extensa documentación" del proyecto y, "si verdaderamente da como resultado una mayor calidad de vida, una mayor conectividad, mejor movilidad y favorece a esta zona de Madrid", aseguró que su Grupo lo apoyará.

Por último, mantuvo la crítica de la coalición de izquierdas a la forma de financiación de las obras de soterramiento de la M-30 pero diferenció ese proyecto del presentado hoy. "Si esta zona, que estaba realmente deteriorada, se convierte en una zona de oportunidad para los madrileños, con mayor calidad de vida, entonces estaremos encantados", concluyó.