16 de diciembre de 2019
  • Domingo, 15 de Diciembre
  • 25 de mayo de 2010

    Pedro Castro defiende el gasto social y las subvenciones como claves para entender la situación del desempleo en Getafe

    MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

    El alcalde de Getafe y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Pedro Castro, defendió hoy el sistema de subvenciones y gasto social que lleva a cabo el Consistorio, y señaló que "gracias a estas medidas la ciudad está ganando la batalla al paro".

    En una entrevista concedida hoy a Telemadrid y recogida por Europa Press, defendió que "la estructura de un país, de las comunidades autónomas y de los municipios se llama integración y cohesión social", por lo que "se articula un tejido social a nivel de subvenciones que desarrolla una estructura de una ciudad".

    El alcalde puso como ejemplo las subvenciones al club de fútbol de la ciudad, que "gracias a su proyección internacional es muy conocido y ha atraído la inversión de grandes empresas europeas como Airbus, Eurofighter, General Electric y HDM".

    Señaló que, debido a estas inversiones, Getafe es "el centro tecnológico más importante del país", considerado "la percha más importante de la que se puede colgar la nueva economía sostenible que se genera en España", que "tiene que ver con el Parque Tecnológico de Getafe, con 5.200 ingenieros y más de 25.000 trabajadores".

    Además de la creación de empleo por estas empresas, recalcó que a través de la construcción de un total de 10.200 viviendas de protección oficial, de las cuales "el 70 por ciento se están desarrollando", Getafe está "cumpliendo los sueños de jóvenes que piden vivienda mientras consigue crear empleo", lo que "da un balón de oxígeno para crear medidas estructurales más sólidas y con más futuro".

    Castro señaló que "Getafe tiene el desarrollo tecnológico más alto del país, y hay que ver cómo ampliarlo a Móstoles, Alcorcón y Fuenlabrada".

    Como muestra de la importancia de los servicios sociales, puso el ejemplo de las multas por insultos a la autoridad u otras actividades incívicas, que conllevará "un pago a través de servicio social". La nueva ordenanza "no sanciona, sino que marca las reglas del juego sin afán recaudatorio", explicó.