28 de febrero de 2020
11 de junio de 2018

Piden ayuda ante el inminente desahucio de una pareja en paro con 4 hijos menores en Torres de la Alameda

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca ha pedido hoy ayuda ante el desahucio de la pequeña casa en la que vive un matrimonio en paro con cuatro hijos menores a cargo en la localidad madrileña de Torres de la Alameda.

El padre, Ramón, envió hace unos meses una carta a la Agencia de Vivienda Social y al Banco Popular, en la que narra que su historia, que comienza en 2006, cuando compraron una vivienda de 70 metros cuadrados. Entonces él y su esposa, Consuelo, tenían empleo. Ella trabajaba en un almacén y él en una cerámica y podían afrontar bien la hipoteca.

Con la crisis ambos perdieron el trabajo, pero gracias a la prestación por desempleo de Consuelo y luego al subsidio pudieron ir afrontando las letras. Cuando se les acabaron las ayudas vendieron todo lo que tenían de valor hasta que no tuvieron más y dejaron de pagar la hipoteca. "Estuvimos 11 meses sin que entrara ningún ingreso de dinero en casa, tiempo que la Comunidad de Madrid tardó en concederme la Renta Mínima de Inserción", relata Ramón.

Gracias a Cruz Roja, Caritas y amigos pudieron sobrevivir. Mientras, solicitaron una dación en pago y un alquiler de la vivienda. "Pero al final el banco se quedó con la casa y nos dejó una deuda de 15.000 euros y un alquiler de 280. Con mucha dificultad hicimos frente al pago del alquiler, pero no al nacer Michelle, ya que si pagamos el alquiler no podríamos comer. Intentamos llegar a un acuerdo con el banco, pero decidió echarnos de nuestra casa sin darnos ninguna respuesta, aunque hemos intentado llegar a un acuerdo con él para pagar la deuda y un alquiler", detalla el padre en la misiva.

Desde entonces, el banco ha intentado desalojarles de la vivienda en varias ocasiones. "Tengo cuatro niños, no tengo donde ir, hemos intentado por todos los medios posibles darles un techo a nuestros hijos, pero hemos fracasado. A veces se me pasa por la cabeza verdaderas locuras, pero el ver a mi familia me hace volver a pensar que solo empeoraría su situación, quizá he cometido errores pero mis hijos y mi mujer no merecen pagar mi fracaso", señala.

Por ello, la familia solo pide al banco y a las administraciones "un techo y un poco de paz y de tranquilidad de saber que tienen donde vivir". "No pido una casa lujosa, solo un techo donde vivir", concluye Ramón en la carta.