28 de mayo de 2020
11 de diciembre de 2008

Pleno.-Figar asegura que el derribo del IES Mirasierrra no generará problemas medioambientales que afecten a los alumnos

Señala que con las obras no se vulneran los derechos de los menores

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, aseguró hoy que el derribo y las obras en el Instituto de Educación Secundaria (IES) Mirasierra, en el distrito madrileño de Fuencarral-El Pardo, no van a generar problemas medioambientales que afecten a los alumnos, como pueden ser el ruido o el polvo que puedan desprenderse de las obras.

Durante la sesión del Pleno de la Asamblea de Madrid, Figar indicó que van a hacer todo lo que esté en su mano para que los alumnos del IES Mirasierra y del colegio anexo estén en las mejores condiciones mientras duran las obras para llevar la línea 9 de Metro a las inmediaciones. "Le aseguró que el proyecto no tendrá ningún problema medioambiental", aseveró Figar que aseguró que el proyecto "no plantea ninguna vulneración de los derechos de los menores".

Así, dijo que las infraestructuras que se van a construir juegan en favor de los menores, y reseñó que la parcela que se ha elegido para construir un nuevo centro educativo en Montecarmelo es la más cercana a la existente, a 1,5 kilómetros de distancia. "Va a ser un centro educativo permanente", indicó y aseguró que el centro educativo no va a ser provisional.

La consejera apuntó que durante el curso que los niños estén fuera de sus instalaciones habituales, el Gobierno regional facilitará transporte y rutas escolares gratuitas para todos los alumnos, y señaló que ya han estudiado las alegaciones para hacer viable el nuevo instituto.

En este sentido, el consejero de Transportes e Infraestructuras, José Ignacio Echeverría, afirmó que la ampliación de la línea 9 de Metro da respuesta a la demanda de "miles de vecinos que se lo solicitaron a Esperanza Aguirre".

El consejero dijo que para la ampliación van a utilizar túneles ya existentes, de manera que la medida supondrá un "ahorro de 50 millones de euros para la Comunidad de Madrid". En esta misma línea, indicó que la estación va a estar donde lo demandan los usuarios, que es al lado de dos institutos y de dos hospitales. Además, volvió a insistir en que cuando acaben las obras, los menores volverán a sus instalaciones habituales.

Por su parte, la representante del AMPA del IES Mirasierra, Mar Coloma, que estuvo presente en el Pleno de la Asamblea para escuchar la respuesta de los consejeros a sus reclamaciones, criticó que la presidenta Aguirre estuviera hablando por el móvil en el momento en que se estaba formulando la pregunta.

Coloma señaló en los pasillos de la Cámara que la contestación de Figar no les satisface porque los alumnos del colegio de al lado sólo tienen la solución de unas pantallas acústicas cuando van a sufrir los ruidos de las obras y el polvo que se genere, entre otras molestias. Así, insistió en que quieren que no se utilicen los terrenos del instituto, y que se lleve el Metro a otro sitio.