13 de agosto de 2020
25 de junio de 2009

El poblado de La Rosilla se transformará en un ecobarrio de 38.000 m2 con zonas verdes, equipamientos y 400 VPP

La zona tendrá una Central Térmica que permitirá hasta el 50% de ahorro de energía, un proyecto que estudia la EU para subvencionarlo

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El antiguo poblado marginal de La Rosilla, en el distrito madrileño de Villa de Vallecas, será transformado en un ecobarrio de 38.000 metros cuadrados dotado con zonas verdes, equipamientos y más de 400 viviendas protegidas sostenibles, un "ejemplo de urbanismo sostenible, de nuevo diseño de microciudad autónoma", según explicó el vicealcalde de la capital, Manuel Cobo, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno que autorizó hoy la reordenación del ámbito.

Así, el Consistorio modificará el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y el Plan Parcial del Ensanche de Vallecas en el ámbito de La Rosilla, un gran triángulo formado por la M-602, la prolongación de la calle de González Dávila por la avenida del Mayorazgo, el vial V-1 del Plan Parcial, y una zona verde.

El documento urbanístico transforma la ordenación actual de los terrenos y destina 10.262 metros cuadrados a zonas verdes --3.682 más que lo previsto por el PGOU--, a los que en el futuro se podrán "sumar las zonas verdes adyacentes, conformando el nuevo ámbito de La Rosilla con un total de 65.201 metros cuadrados de zonas verdes, y dando lugar al Ecobarrio", explicó Cobo.

Además, se reservarán 8.308 metros cuadrados a viarios y 6.503 más a equipamientos, que aumentan un 40 por ciento, lo que suma 25.073 metros cuadrados. Por otra parte, se destinan 12.927 metros cuadrados a las parcelas de uso residencial, con una edificabilidad de 28.500 metros cuadrados, de los que el cien por ciento será para vivienda protegida --50 por ciento en régimen de alquiler y el otro 5 por ciento, en venta--.

La disposición de estos edificios se realizará atendiendo a criterios bioclimáticos, por lo que tendrán orientación Norte-Sur y en su diseño incorporará esos aspectos al tener ventilación cruzada o soleamiento y muros con inercia térmica con capacidad de aislamiento del frío y el calor. Adicionalmente, los aparcamientos subterráneos estarán debajo de los edificios para no afectar el subsuelo de los espacios libres, la circulación rodada y peatonal será totalmente accesible y la plantación será de especies autóctonas, con escasa necesidad de riego.

Asimismo, La Rosilla acogerá una Central Térmica de distrito permitiendo ahorros en el consumo de energía de hasta el 50 por ciento, un proyecto que "estudia actualmente la Unión Europea, dentro del 7º Programa Marco, con el fin subvencionar esta innovadora propuesta", apostilló Cobo, puntualizando asimismo que el ecobarrio contará con una red para separar las aguas grises y pluviales y abastecer la red de riego, lo que supondrá "un ahorro en el consumo de agua potable para ese fin".

Para producir agua caliente sanitaria y calefacción habrá un sistema centralizado en una central urbana de producción de calor, que abastecerá a las subcentrales situadas en los edificios, lo que permitirá un ahorro del 40 por ciento respecto a la producción individual.

MOVILIDAD

La propuesta también incluye la creación de un nuevo vial interior con doble sentido de circulación que enlaza la carretera de Vallecas a Villaverde con el vial de límite oriental del ámbito. Permite además organizar el acceso a los garajes, evitando la entrada directa desde la carretera y creando un tráfico de coexistencia con límites de velocidad. Los restantes viales tendrán carácter peatonal.

A partir de la aprobación de hoy se abre un periodo de información pública de un mes durante el cual se podrán presentar alegaciones al documento. Tras la aprobación definitiva, la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) comenzará a desarrollar la ordenación del ámbito, del que el Ayuntamiento es el único propietario del suelo.

Todo este proyecto "impulsa un modelo urbano que incrementa la calidad de vida", mejorando "la habitabilidad tanto del espacio público como del tejido residencial, adaptándolo además a las nuevas necesidades sociales, económicas y medioambientales, y donde la excelencia arquitectónica es una prioridad", concluyó el vicealcalde.