28 de febrero de 2021
17 de enero de 2021

Policía Municipal de Madrid detuvo en 2020 a 15 personas que usaban inhibidores para robar en coches aparcados

Policía Municipal de Madrid detuvo en 2020 a 15 personas que usaban inhibidores para robar en coches aparcados
Policía Municipal de Madrid detuvo en 2020 a 15 personas que usaban inhibidores para robar dentro de coches aparcados - POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Policía Municipal de Madrid detuvo el año pasado a 15 personas que utilizaban inhibidores de frecuencia para acceder al interior de los vehículos aparcados y desvalijar los de objetos de valor, según informa la última Revista de la Policía Municipal de Madrid.

Los delincuentes usan estos dispositivos para anular el cierre remoto de los automóviles cuando su dueños salen del vehículo. Los conductores, confiados, abandonan el lugar, momento que es aprovechado por estos individuos para acceder al interior de los vehículos y sustraer todos los objetos de valor.

Este tipo de actos delictivos se suele concentrar en los lugares de mucho tránsito de coches, como los aparcamientos de los centros comerciales; aunque también los agentes de Policía Municipal de Madrid han identificado el seguimiento a las furgonetas de reparto de paquetería y aprovechan la carga y descarga de mercancías para sustraer en el interior de las mismas.

Según la normativa española, este tipo de dispositivos inhibidores está prohibido para particulares, y solo se habilita a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y a las administraciones públicas, mediante autorización expresa de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones.

No obstante, su compra es bien sencilla a través de portales de venta de productos tecnológicos de importación, lo que facilita el acceso de estos dispositivos y ha hecho que aumenten los delitos relacionados con esta modalidad en toda España en los últimos años.

Para evitar este tipo de robos, la Policía Municipal recomienda comprobar manualmente que el vehículo está correctamente cerrado con un pequeño gesto consistente en el tirar de la maneta de la puerta para saber si ha funcionado el cierre remoto. De este modo, los ciudadanos pueden evitar un disgusto al llegar al vehículo y comprobar que le faltan los objetos de valor.

Para leer más