15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 29 de julio de 2009

    La Policía Nacional desarticula una banda que sustraía herramientas pesadas de obra que almacenaba en Villaverde

    MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La Policía Nacional ha detenido a cuatro personas, con edades comprendidas entre los 22 y los 45 años, especializados en la sustracción de maquinaria de obra. En total, los policías lograron recuperar 198 herramientas almacenadas en un domicilio del distrito de Villaverde.

    La investigación, que ha sido dirigida por el Grupo II de Policía Judicial de la Comisaría de Usera-Villaverde, con la colaboración de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, se gestó a mediados de junio.

    Por aquel entonces, fueron detenidos cuatro hombres quienes, a bordo de una furgoneta, circulaban con maquinaria de obra que acababan de sustraer de una construcción, en la localidad madrileña de Pinto.

    A raíz de estas detenciones, los citados agentes de Policía Judicial abrieron una investigación, toda vez que consideraban que los arrestados formaban parte de un grupo dedicado a la sustracción y posterior venta de herramientas de obra pesadas.

    Fruto de las gestiones realizadas, resultó detenido un quinto miembro y se recuperaron diversos efectos. Sin embargo, restaba por localizar el local o domicilio ubicado por la zona donde se almacenaba la mayor parte del material.

    Apenas unos días después de estos hechos, la llamada de un ciudadano a la Sala del 091 alertaba de la presencia de varios individuos que estaban cargando una furgoneta con numerosas herramientas de maquinaria de obra que sacaban de un domicilio.

    Al lugar se trasladaron rápidamente varios radiopatrullas y consiguieron detener a cuatro personas implicadas en estos hechos, al tiempo que localizaron el almacén donde se apilaban los efectos.

    Con el preceptivo mandamiento de entrada y registro, los agentes hallaron en el interior del domicilio 198 herramientas de maquinaria de obra, entre las que destacaban 32 radiales, 24 martillos percutores, 21 taladros, 12 atornilladores eléctricos, 10 disparadoras de clavos, 6 apisonadoras y 6 compresores.

    Los ahora detenidos no dudaban en comportarse con gran agresividad en todos sus golpes, hasta el punto de que intimidaban a los vigilantes si se proponían frustrar sus propósitos delictivos. Dos de los arrestados contaban con antecedentes policiales por hechos de similar naturaleza.