19 de enero de 2021
27 de febrero de 2006

El PSOE destaca que el sorteo del Plan de Vivienda supone el 0,71 por ciento de los pisos prometidos por Aguirre

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de Juventud del PSOE en la Asamblea, Javier Gómez, destacó hoy que el segundo sorteo del Plan de Vivienda Joven de la Comunidad de Madrid supone la adjudicación de 563 de los 79.000 pisos prometidos por la presidenta regional, Esperanza Aguirre, es decir, el 0,71 por ciento de los que se comprometió a construir durante esta legislatura.

Gómez explicó que, incluyendo las viviendas del primer sorteo, el cumplimiento del programa electoral de Aguirre, que se comprometió a entregar 79.000 viviendas de alquiler con opción a compra a jóvenes menores de 35 años antes de que termine la legislatura, se limita al 1,22 por ciento, aunque añadió que ninguna de ellas "podrá ser entregada hasta 2007 porque no estarán construidas".

A su juicio, el Gobierno regional "camufla" con estas iniciativas "su incompetencia para resolver el principal problema que sufren 900.000 jóvenes de nuestra región, que siguen en el hogar familiar cuando más del 83 por ciento muestra su deseo de emancipación". "Esta situación es surrealista, ya que el Gobierno Aguirre se dedica a sortear futuros para jóvenes que en el momento de recibir la vivienda pueden haber cambiado sus condiciones económicas, algo que roza la legalidad", dijo.

En este sentido, vaticinó que antes de finalizar su mandato, el Ejecutivo autonómico no habrá entregado ni el 10 por ciento de las viviendas prometidas, ya que actualmente sólo 4.121 se encuentran calificadas, requisito imprescindible para que comiencen a construirse.

563 AFORTUNADOS DE 90.000 INSCRITOS

Para Gómez, "la incapacidad del Gobierno Aguirre se observa al comprobar que sólo da respuesta a 563 afortunados de los cerca de 90.000 inscritos". "El gran número de inscripciones indica que, sobre todo en la ciudad de Madrid, la vivienda es un bien inaccesible para los jóvenes y no existen políticas de alquiler y compra que den una respuesta adecuada a esta situación --señaló--. El Partido Popular ha fracasado en su política de vivienda y los jóvenes son las victimas de su acción".

Además, Gómez indicó que esta nueva modalidad de vivienda, "lejos de mejorar e influir positivamente para reducir la edad de emancipación de los jóvenes madrileños, hace que éstos tengan que incrementar los ingresos que deben dedicar a obtener un piso". Según sus cálculos, "a quien le haya tocado una vivienda en el Ensanche de Vallecas o en la Ventilla tendrá que pagar un alquiler que oscilará entre los cerca de 600 euros el primer año y los más de 670 euros el séptimo año, precios muy similares a los alquileres del mercado".

"Si el joven quiere ejecutar la opción de compra --continuó--, tendrá que abonar más de 153.000 euros (una vez descontadas las rentas), unos 60.000 euros más que por una vivienda protegida de iguales características". Esto supondrá, según el diputado socialista, que "los jóvenes tendrán que dedicar aproximadamente el 50 por ciento de sus ingresos para adquirir esta modalidad de vivienda --un 30 por ciento más de sus ingresos respecto a una vivienda de protección-- y más del 65 por ciento si son menores de 24 años, ya que el precio máximo tolerable que un joven madrileño puede permitirse gastar se sitúa en los 112.000 euros, muy por debajo del coste de estas viviendas".