10 de diciembre de 2019
  • Lunes, 9 de Diciembre
  • Domingo, 8 de Diciembre
  • 27 de febrero de 2009

    Los quiosqueros ya pueden vender productos de papelería e informática, tras la aprobación de su nueva ordenanza

    MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Los quiosqueros de Madrid ya pueden empezar a vender productos de papelería e informática, además de bebidas y otros artículos de primera necesidad, tal y como los representantes del sector llevaban reclamando desde hace años, todo en virtud de la nueva ordenanza reguladora de los Quioscos de Prensa que se aprobó hoy en el Pleno municipal de Madrid con el apoyo de PP y PSOE y la "abstención crítica" de IU.

    Superado el trámite de la Junta de Gobierno el pasado 22 de enero, ahora el texto modificado llega al Pleno municipal con la autorización de venta, además de revistas y periódicos, de lotería, tabaco, refrescos, entradas para espectáculos culturales y de ocio, y libros, música y cine en formato digital.

    Así, previsiblemente los nuevos productos autorizados en los quioscos serán entradas de actividades culturales y espectáculos, lotería a través de terminales, tabaco en máquinas expendedoras, pequeños consumibles de material telefónico, fotográfico, informático y electrónico; agua y refrescos embotellados; y libros, música y cine en soportes digitales.

    En cualquier caso, los quioscos no podrán incrementar la superficie que ocupan de vía pública, y cualquier elemento anexo, así como el propio quiosco, será sometido a un nuevo régimen de homologación. Además, la nueva ordenanza introducirá también cambios en el régimen de zonificación y distancias que deben guardar los quioscos entre sí y con el resto de mobiliario urbano.

    Para asegurar una adecuada utilización de la vía pública, se incide en la actualización normativa del régimen jurídico al que debe quedar sometida la actividad de los quioscos de prensa, adecuando la ordenanza a las determinaciones de la Ley de Patrimonio de las Administraciones Públicas.

    A este respecto, la novedad fundamental consiste en introducir la concesión como título que habilita para el ejercicio de este actividad, en lugar de la autorización. No obstante, los derechos de los actuales titulares quedan preservados con el establecimiento de un régimen transitorio.

    AYUDAR AL SECTOR

    Ante el presidente de la Asociación de Vendedores de Prensa de Madrid, Enrique Fernández, el edil de IU Daniel Álvarez consideró que "la crisis del sector, motivo fundamental del cambio de ordenanza, no puede ser excusa para hacer una regulación que puede perjudicar al propio sector y al pequeño comercio de barrio", y consideró que el texto "no garantiza la regulación del espacio público que tan necesario es para la ciudad".

    Por tanto, el concejal propuso una "modificación de la ordenanza de Mobiliario Urbano" y de todas las normativas que se vean afectadas, que también deberían ser adaptadas para "garantizar el derecho de los vecinos a pasear por el espacio público".

    Por su parte, el socialista Pedro Sánchez consideró que, "pese a no ser del todo buena, es un buen primer paso para resolver muchos retos de los quiosqueros", un sector muy envejecido, con "poco más de 900 establecimientos en la ciudad, casi todos en la almendra central; una edad media de los propietarios de entre 45 y 50 años, y una antigüedad de los negocios de entre 20 y 30 años en el 55 por ciento de los casos".

    En cualquier caso, Sánchez consideró que "hace falta modernizar, estandarizar su aspecto" así como " incorporar herramientas informáticas y resolver los problemas de autorizaciones y concesiones", además de poner en marcha actuaciones para "asesorar a los nuevos situados en aspectos económicos" o en la introducción de las nuevas tecnologías en el sector, con la "creación de plataformas tecnológicas".