23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 21 de junio de 2009

    La región participa en tres ensayos clínicos para buscar mejores tratamientos para la ELA, cuyo día mundial se celebra hoy

    MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La región participa en tres ensayos clínicos terapéuticos para buscar mejores tratamientos para la Esclerosis Lateral Amiotráfica (ELA), cuyo día mundial se celebra hoy, ya que hasta el momento esta enfermedad es considerada incurable.

    Los ensayos se desarrollan a través de las cinco unidades multidisciplinares de ELA con las que cuenta el país, todas ellas en la Comunidad de Madrid, ubicadas en el Hospital Clínico San Carlos, La Paz, Carlos III, 12 de Octubre y Gregorio Marañón. Estas unidades atendieron a un total de 463 pacientes durante 2008, de los que más de la mitad, 262, fueron pacientes nuevos.

    Están integradas por neurólogos, rehabilitadores, neumólogos, especialistas en digestivo, endocrinólogos, psiquiatras, enfermeras, fisioterapeutas, gestores de casos, trabajadores sociales y técnicos de investigación. En total suman 60 profesionales.

    Su creación tuvo lugar en marzo de 2006, en el marco del Plan Asistencial y Social de la ELA de la Comunidad, a partir de un mandato de la Asamblea de Madrid. Los 463 pacientes atendidos en 2008 generaron un total de 3.438 consultas, de las que la gran mayoría, más de 2.000 fueron de Neurología, servicio del que dependen las Unidades de cada Hospital.

    Desde la Consejería de Sanidad apuntaron asimismo que apoya a las entidades sin ánimo de lucro implicadas en la atención a enfermos y familiares, por lo que a través de una orden específica de subvenciones, destina cada año 100.000 euros a financiar actividades para la continuidad asistencial y la atención psicosocial de pacientes y familiares.

    La Esclerosis Lateral Amiotrófica es una enfermedad del sistema nervioso que ataca a neuronas que están en el cerebro y la médula espinal. Estas neuronas transmiten mensajes desde el cerebro y la médula espinal hacia los músculos voluntarios, que son los que se pueden controlar, como los de los brazos y las piernas, que provocan que los músculos se vayan paralizando.

    La incidencia anual de esta enfermedad se cifra entre 0,4 y 1,76 casos nuevos por 100.000 habitantes al año, con una prevalencia estable de diez enfermos por cada 100.000 habitantes. La edad media de inicio de la patología se encuentra entre los 50 y los 60 años.