23 de septiembre de 2020
17 de octubre de 2009

Regresa a la capital la expedición del Samur-Protección Civil que se desplazó a Sumatra para ayudar tras el terremoto

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

La expedición integrada por sanitarios del SAMUR-Protección Civil desplazada a Sumatra a principios de octubre para ayudar a las víctimas del último terremoto que ha afectado a Indonesia regresó esta madrugada a la capital después de dos semanas de "duro trabajo", informó hoy el Ayuntamiento de Madrid.

Durante su estancia en la isla devastada, 13 sanitarios de SAMUR-Protección Civil, un cirujano general, un traumatólogo, un pediatra, cuatro enfermeros, cinco logistas y el médico jefe de la misión han realizado más de 600 asistencias y doce operaciones quirúrgicas.

Concretamente, los sanitarios han atendido a la población afectada tras el terremoto de Indonesia en la aldea Parit Malintang, ubicada a unos 20 kilómetros de Pariaman, al norte de la isla de Sumatra.

Los miembros del SAMUR, de acuerdo con las autoridades locales, montaron el Puesto Médico Avanzado frente a un hospital que, tras el seísmo, había quedado agrietado y en ruinas. En el Puesto Médico Avanzado han atendido a víctimas del terremoto que varios días después del seísmo aún no habían recibido asistencia sanitaria. También han visitado a poblaciones cercanas para asistir a más heridos.

La mayor parte de las atenciones han sido por traumatismos provocados por la caída de cascotes o piedras durante el terremoto, afecciones respiratorias y heridas, algunas de ellas ya infectadas debido a la falta de una rápida asistencia.

El doctor Fernando Prados, responsable de la expedición de SAMUR-Protección Civil, señaló que cuando se corrió la voz por la zona de que estaban allí, acudieron al hospital "numerosas personas con otras dolencias que nada tenían que ver con las consecuencias del terremoto, incluso con enfermedades crónicas".

Una ventaja de la Unidad de Apoyo ante Catástrofes de la Ciudad de Madrid es que son "totalmente autónomos". "Llevamos comida, agua, electricidad y tiendas, por lo que podemos trabajar en cualquier sitio", explicó Prados.

Lo más duro, apuntó el responsable del contingente sanitario, fue adaptarse a las condiciones climatológicas de la isla, con temperaturas de 40 grados por el día y 25 por la noche, con una humedad del 85 por ciento. Lo mejor, por el contrario, fue el trato de la población hacia ellos, que, a su juicio, "ha sido excelente".

La ayuda del Ayuntamiento de Madrid se enmarca dentro del operativo coordinado por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores.