3 de agosto de 2020
7 de octubre de 2009

Un responsable de Infancia sin Fronteras se jactaba de usar la ONG como "una tapadera para hacer negocios"

MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ex vicepresidente de Infancia sin Fronteras, Miguel Ángel Gisbert, acusado de introducir de forma ilegal ciudadanos cubanos en Estados Unidos, se jactaba de utilizar a la Organización No Gubernamental (ONG) que él mismo fundó como "tapadera para hacer negocios privados" en otros países.

Así lo revela una grabación telefónica de la parte del sumario del caso Gürtel conocido hasta ahora, a la que tuvo acceso Europa Press. En una conversación con un tal Carlos o Charlie, que en otro momento dice trabajar en el Ayuntamiento de Pozuelo, Gisbert asegura que pasó todo el año pasado en Nicaragua y que en República Dominicana compró unos terrenos con un socio para hacer una escuela de formación profesional, pero que en realidad servía como "la tapadera de siempre, la tapadera de la ONG para hacer negocios privados" de tipo inmobiliario.

"A mí Nicaragua me devora, tío, me devora. Ahora llevo un mes que no voy o así, porque es la hostia el avión para arriba y para abajo y voy a acabar loco. Lo que pasa es que el negocio es bueno, el negocio es bueno", indicaba la transcripción incluida en el sumario.

La red de negocios también se extendía a Cuba. Así, el ex vicepresidente de Infancia sin Fronteras comentaba a su amigo que tiene el contacto político del tercer comandante de la revolución cubana, Ramiro Valdés.

"Si podemos entrar allí con las recargas de teléfonos de tarjetas desde el exterior, eso sería un amarre directamente con el Ministerio, bueno, con la compañía nacional de allí de telefonía y eso sería una entrada de divisas de la hostia, porque yo desde este teléfono le puedo cargar 20 dólares en una tarjeta, a un cubano que teléfono allí, en Cuba", comentaba.