22 de febrero de 2020
30 de noviembre de 2008

Los rumanos residentes en Madrid se acercan a su embajada para votar en las elecciones parlamentarias del país

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los ciudadanos rumanos residentes en Madrid se acercaron desde primera hora de la mañana a los puntos habilitados en varias localidades madrileñas, entre los que se encontraba la embajada de Rumanía situada en la capital, para poder votar en las elecciones parlamentarias de su país, las primeras elecciones que se celebran desde su entrada en la Unión Europea.

Uno de los miembros del partido Partido Social Democrático (PSD), Nicolae Fratila, que lleva cerca de ocho años trabajando en el sector de la construcción en España, explicó a Europa Press que a pesar de su entrada en la Unión Europea, Rumanía "tiene muchas cosas que arreglar".

Así, defendió que es imprescindible que se creen puestos de trabajo de calidad en su país, bien remunerados, para que los emigrantes puedan regresar a su patria en buenas condiciones. "Queremos volver allí, y trabajar, nos interesa a todos porque por ejemplo yo ya llevo muchos años y he sufrido mucho", recalcó.

En este sentido, Fratila subrayó que, mientras que los precios han subido y se pueden considerar como "altos", los sueldos no se han revalorizado al mismo nivel y continúan siendo insuficientes. No obstante, añadió que desde que se fue de su país el nivel de vida ha cambiado para "mejor".

Otra de las personas que se acercaron a la Embajada de Rumanía para ejercer su derecho al voto fue Ion Nedelcu, quien solicitó a los candidatos que luchen por "mejorar la vida" de los rumanos que viven en el extranjero. En total, hoy se elegirá a los ocupantes de los seis escaños que el país del Este reserva a los emigrados --el 20 por ciento de la población--.

"El gobierno tiene que cambiar, debe hacer muchas cosas, por ejemplo mejorar las carreteras y subir los sueldos", concreto Nedelcu, que recalcó que debe darse "un cambio total". Además, señaló que tanto las embajadas como los consulados del país del Este deben mejorar su servicio al emigrante.

POSIBILIDAD DE CAMBIO.

Por su parte, otra persona que se acercó a votar, Florinel Cojocaru, se mostró poco confiado sobre la posibilidad de que estas elecciones puedan cambiar algo en el Gobierno rumano ya que, según señaló, los votantes "ni siquiera conocen a las personas que votan". "La política va muy mal en Rumanía, no creo que vaya a cambiar nada", apostilló.

Así, denunció la desinformación por parte de la embajada hacia los ciudadanos rumanos que pueden votar ya que les exigen documentos que no siempre llevan encima. Por ello, muchos de los que hoy se acercaban a votar a los puntos electorales, entre ellos él, no han podido hacerlo.

"Aquí la gente de la embajada debe informar bien a los ciudadanos, pero se comportan de manera muy rara, yo no he podido votar porque me han pedido la dirección en la que vivo; parece que son de la antigua policía rumana", comentó.

Cojocaru dijo estar "harto" de los políticos rumanos, "de los viejos que están allí", y añadió que de seguir todo igual después de las elecciones, "el futuro está muy negro para Rumania". "Tienen que cambiar todo, cortar de raíz y poner a gente nueva, porque está todo podrido", concluyó.