15 de diciembre de 2019
  • Sábado, 14 de Diciembre
  • Viernes, 13 de Diciembre
  • 24 de julio de 2019

    El salario bruto anual subió un 1,2% en 2018 en la Comunidad de Madrid, hasta los 27.559 euros, el más alto del país

    El salario bruto anual subió un 1,2% en 2018 en la Comunidad de Madrid, hasta los 27.559 euros, el más alto del país
    Imagen de archivo dinero. - PIXABAY - ARCHIVO

    MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El salario bruto anual se situó en 27.559,74 euros de media en la Comunidad de Madrid en 2018, lo que supone un 1,2 por ciento más que el año anterior, tres décimas más que en el conjunto del país, y se sitúa como la región con mayor sueldo medio del país.

    En concreto, el salario medio en Extremadura es 4.556 euros superior al de la media nacional, que fue de 23.003 euros. Le sigue el País Vasco con 27.127,33 euros.

    En cuanto al coste total por trabajador, en términos brutos, en la Comunidad de Madrid fue de 36.749,67 euros durante 2018, un 1,2 por ciento más que el año anterior; y se coloca como el segundo más alto en España, solo superada por el País Vasco, en el que alcanzó los 36.837 euros. A nivel nacional que se sitúa en 31.085,76 euros brutos, un 1,1 por ciento más en tasa anual.

    El coste neto fue de 36.562,20 euros por trabajador, una vez deducidos 187,47 euros en concepto de subvenciones y deducciones recibidas de las Administraciones Públicas para fomentar el empleo y la formación profesional. Por su parte, en España fue de 30.883,44 euros por trabajador.

    La partida más importante de los costes no salariales fueron las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social (7.790,93 euros/trabajador) que representaron el 21,2 por ciento del coste total (7.187,46 euros por trabajador a nivel nacional).

    DATOS NACIONALES

    En España, el salario bruto anual se situó en 23.003,2 euros en 2018, cifra un 0,9 por ciento superior a la de 2017 y la más elevada de toda la serie, que se inicia en 2001. Este aumento del salario bruto supone el cuarto incremento anual consecutivo.

    El coste neto que tuvieron que pagar las empresas por cada trabajador ascendió a 30.883,4 euros en 2018, un 1,1% más que en el año precedente.

    Si se tienen en cuenta las subvenciones y deducciones públicas, que ascendieron a 202,3 euros, el coste bruto por trabajador alcanzó los 31.085,7 euros el año pasado, con un avance anual también del 1,1 por ciento respecto a 2017 y el más alto desde el ejercicio 2011.

    El 74 por ciento del coste bruto lo constituyeron sueldos y salarios, mientras que las cotizaciones a la Seguridad Social, que ascendieron a 7.187,4 euros por trabajador, representaron el 23,1 por ciento del total. De este modo, salarios y cotizaciones supusieron el 97,1 por ciento del coste bruto.

    Además de estas partidas, casi 412 euros anuales se destinaron a beneficios sociales por trabajador (cotizaciones voluntarias a seguros y planes de pensiones, prestaciones complementarias a la Seguridad Social, etc.); 208,69 euros a otros gastos derivados del trabajo (indemnizaciones por fin de contrato, ropa de trabajo, transporte, etc.); 192,1 euros a indemnizaciones por despido, y 82,3 euros a formación profesional.

    De acuerdo con los datos del INE, el sueldo bruto anual de los trabajadores de grandes empresas (200 o más empleados) fue un 51% superior al de las empresas más pequeñas (menos de 50 trabajadores), con 28.324 euros en el caso de las primeras, frente a 18.762 euros anuales en el de las segundas. Las medianas empresas (de 50 a 199 trabajadores) pagaron a sus trabajadores una media de 24.581 euros en 2018.

    De todos los centros de trabajo consultados por el INE para la realización de esta encuesta, el 94,1 por ciento de ellos, representativos del 88,2% de los trabajadores, regulaban en 2018 sus condiciones laborales mediante convenio colectivo, la mayoría (el 65,6%) de ámbito inferior al estatal (sectorial, autonómico, provincial, etc.).

    El 2,1 por ciento de los centros de trabajo con convenio, representativos del 3,8 por ciento de los trabajadores, vieron modificadas sus condiciones de trabajo durante el año pasado. Tanto el porcentaje de centros que modificaron las condiciones de trabajo como el de trabajadores afectados subió ligeramente respecto al año 2017.

    Según Estadística, el coste laboral neto más alto se registró en 2018 en los centros regulados mediante otra forma distinta al del convenio colectivo (37.097,2 anuales), seguido de los centros con convenio de empresa (36.562,6 euros anuales); los que tienen convenios estatales (30.080,6 euros), y de los que cuentan con un convenio de ámbito inferior al estatal (26.177,9 euros).

    INDUSTRIA, EL SECTOR CON EL MEJOR SALARIO

    Por sectores, la industria registró el mayor coste neto por trabajador en 2018, con 37.235,5 euros, lo que supone un aumento anual del 0,9 por ciento. Los costes no salariales de la industria subieron el año pasado un 2,1 por ciento, mientras que los salarios aumentaron un 0,4 por ciento, hasta los 27.474 euros anuales.

    El sector de la construcción experimentó un incremento del coste neto del 1,4% debido al repunte en un 1,2 por ciento de los costes no salariales y del aumento en un 1,4 por ciento del sueldo pagado por este sector, que se situó en 22.426,6 euros anuales.

    Por su parte, el sector servicios experimentó un incremento del coste neto por trabajador del 1,2 por ciento. Ello se explica por el ascenso de los salarios del sector en un 1 por ciento, hasta los 22.234,6 euros, y por el repunte de los costes no salariales en un 2 por ciento.

    El organismo estadístico observa diferencias "notables" en los costes laborales por trabajador de las distintas actividades, con registros que oscilan entre los 19.083 euros anuales brutos de los trabajadores de la hostelería, hasta los más de 75.835 euros por trabajador en las secciones de suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado.

    De hecho, las actividades de energía, pero también las de finanzas, destacaron por ser las que mayores sueldos y salarios pagaron a sus trabajadores y las que asumieron un mayor coste en beneficios sociales para sus empleados.

    Las industrias extractivas y el suministro energético, por su parte, presentaron los mayores gastos derivados del trabajo, mientras que las actividades financieras y las inmobiliarias registraron los mayores costes en indemnizaciones por despido. Por contra, la Administración Pública y la Educación tuvieron unos gastos en concepto de despidos "muy inferiores" a la media.

    El suministro de energía eléctrica y las actividades financieras son las actividades que más invierten en formación, mientras que hostelería y actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento son las que menos gastan en esta materia.

    LOS MAYORES COSTES, EN PAÍS VASCO Y MADRID

    Por comunidades autónomas, el mayor coste neto por trabajador siguió registrándose en País Vasco (36.584,2 euros) y Madrid (36.562,2 euros), seguidas de Navarra (33.615,9 euros), Cataluña (32.922,3 euros) y Asturias (31.330 euros), todas ellas por encima del promedio nacional.

    Ya por debajo de la media (30.883,4 euros) se situaron Baleares (30.108,4 euros), Cantabria (29.653,7 euros), Aragón (29.499,1 euros) y La Rioja (28.110,5 euros).

    Cierran la lista Castilla y León (27.934 euros), Galicia (27.802,7 euros), Comunidad Valenciana (27.515,1 euros), Castilla-La Mancha (27.350 euros), Murcia (27.168 euros), Andalucía (27.140 euros), Canarias (26.479 euros) y Extremadura (24.951 euros).

    Según el INE, Madrid y País Vasco fueron las comunidades con mayores salarios y gastos más altos en beneficios sociales. Por su parte, las mayores indemnizaciones por despido se dieron en Madrid y Asturias, mientras que Madrid y Cataluña fueron las que más invirtieron en formación profesional.

    El coste laboral neto subió en 2018 en 13 comunidades, especialmente en Baleares (+3,4%) y País Vasco (+2,9%), y bajó en cuatro: Andalucía (-0,9%), La Rioja (-0,5%), Castilla-La Mancha (-0,2%) y Comunidad Valenciana (-0,1%).