31 de marzo de 2020
15 de octubre de 2018

El Sector 5 de Cañada tendrá un centro sociocomunitario, efímero y participado, que acercará servicios a la ciudadanía

Parte de la dotación se construirá de manera colaborativa en colegios, institutos, universidades y centros penitenciarios para posteriormente ser trasladados a su destino final

El Sector 5 de Cañada tendrá un centro sociocomunitario, efímero y participado, que acercará servicios a la ciudadanía
AYUNTAMIENTO DE MADRID

MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

El sector 5 de la Cañada Real tendrá un centro sociocomunitario que comenzará a construirse en las próximas semanas sobre una parcela cedida por la Comunidad. El Ayuntamiento construirá el centro, que será modular --dado que no puede edificarse nada en ese terreno que tenga la aspiración de permanecer en el tiempo-- y participado por el tejido vecinal, de quien partió la idea.

El edificio será un punto de encuentro para los vecinos de la Cañada y entidades sociales que trabajan en el ámbito para facilitar el desarrollo de las medidas contempladas en el Pacto Regional. Nace con la idea de acercar servicios y recursos públicos a la ciudadanía y ofertar espacios para actividades culturales y sociales.

Por las particulares características de Cañada, sujeta a un futuro urbanístico que se está definiendo en el marco del Pacto Regional, deberá ser una edificación efímera y, en la medida de lo posible, desmontable y transportable, pensando en una futura ubicación en otro contexto.

EN MARZO PERO EN MARCHA A MEDIDA QUE SE VAYA TERMINANDO

El arquitecto del equipo ganador del proyecto ha explicado que el centro, "elegante y austero", estará terminado en marzo pero "será utilizado a medida que se vaya acabando" por módulos.

Parte de la dotación se construirá de manera colaborativa en colegios, institutos, universidades y centros penitenciarios para posteriormente ser trasladados a su destino final.

La Universidad de Alcalá, el IES Segovia, la Escuela de Arte 4, la Universidad Nacional de Uruguay, los CEIP Mario Benedetti (Rivas-Vaciamadrid) y Núñez de Arenas (Puente de VallecasI), los centros penitenciarios de Valdemoro y Soto, y entidades como Cáritas, Asociación Barró, Fundación Secretariado Gitano, Accem y Cruz Roja colaborarán en la construcción del centro.

La parcela, de 463 metro cuadrados, ha sido visitada por el consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno regional, Pedro Rollán; el delegado de Coordinación Territorial y Cooperación Público Social, Nacho Murgui; el concejal-presidente de Vicálvaro, Carlos Sánchez Mato; el Comisionado del Ayuntamiento de Madrid para la Cañada Real, Pedro Navarrete, y su homólogo en la Comunidad, José Antonio Martínez Páramo.

El edificio será autosuficiente desde el punto de vista de las instalaciones (eléctricas, agua y saneamiento) y tanto el diseño como los materiales empleados se ajustarán a criterios de menor impacto medioambiental. Constará de tres salas polivalentes y tres despachos, así como un salón de actos y espacios estanciales donde recibir a las familias de Cañada. Todo ello dispuesto en 250 metros cuadrados.

OBRAS FINANCIADAS POR EL FRT

El presupuesto de adjudicación, con cargo a las arcas municipales, es de 195.780 euros financiado por el Fondo de Reequilibrio Territorial, así como el proceso colaborativo con el que se llevará a cabo su construcción.

El delegado de Coordinación Territorial, Nacho Murgui, ha remarcado que la idea del centro "no fue ni del Ayuntamiento ni de la Comunidad sino de los vecinos".

Después de hacer un recorrido por los avances en la Cañada --desde programas sociales con cargo al Fondo de Reequilibrio hasta el festival de cine 16 km-- dado "que se ha hecho más en tres años que en los veinte anteriores", Murgui ha subrayado que desde las instituciones hay "una mayor sensibilidad a lo que dicen los vecinos" pero hay que ser "moderadamente optimistas".

NO CAER EN EL OPTIMISMO EXCESIVO

Se trata de no caer en un "excesivo optimismo porque más del 80 por ciento de los vecinos acceden a los servicios básicos en una precariedad absoluta" y un elevado porcentaje vive en "condiciones intolerables" de insalubridad e inseguridad.

En la misma línea, Carlos Sánchez Mato ha señalado que los vecinos de la Cañada no quieren ser ciudadanos de segunda y para eso "necesitan centros sociocomunitarios y elementos básicos para sentirse integrados en la ciudad". Se trata de conseguir que la Cañada "sea un barrio más en Madrid". "Tenéis que empujarnos a las administraciones, que no pueden dormirse en los laureles y menos cuando se trata de derechos de la gente", ha trasladado.

El consejero Pedro Rollán ha definido la Cañada como la "asignatura pendiente a nivel europeo" y ha definido como un acierto la firma del Pacto Regional, que recoge "el espíritu y tenacidad de los vecinos y vecinas para mejorar su entorno de vida". Ha asegurado que la Comunidad está poniendo "todo el empeño para conseguir las 150 viviendas para el Sector 6, sin prisa pero sin pausa".

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid ha puesto en valor el papel que desempeña el Pacto Regional por la Cañada y el consenso alcanzado para mejorar la vida de las más de 7.000 personas que residen en el asentamiento, dividido en seis sectores a lo largo de poco más de 14 kilómetros.

Firmado en mayo de 2017, Rollán ha asegurado que ya se han cumplido o están en marcha el 89 por ciento de las medidas recogidas en el pacto. Así, la Comunidad de Madrid ha acometido y llevado a efecto la mejora de los viales en una parte importante de los más de 16 kilómetros de la Cañada Real, con una inversión de más de 830.000 euros, y ha destinado 350.000 euros a la regeneración y recuperación ambiental de parcelas.